Una fusión de sabores entre el sur y lo latino

Charlotte/EFE – Una chef hispana en Carolina del Norte encontró la fórmula perfecta para fusionar la tradicional cocina sureña con los sabores de la gastronomía latinoamericana que plasmó en un libro de recetas con consejos prácticos.

En las 150 recetas originales de “The New Southern-Latino Table“, Sandra Gutiérrez, que nació en Philadelphia pero fue criada en Guatemala, da a conocer un nuevo movimiento culinario en Estados Unidos, que se ha hecho más evidente los últimos tres años y medio.

“No es como sucedió en el suroeste en estados como Texas, Arizona, Nevada, Nueva México, cuya cocina tuvo influencia de una sola, la mexicana, esta (sureña-latina) viene de 21 diferentes países de América Latina, con puntos muy similares, que al principio fueron difíciles de detectar debido a la gran diversidad”, explicó la escritora.

Gutiérrez creció en Guatemala, el país de origen de sus padres, donde a la edad de 5 años comenzó a preparar la mezcla de tamales en la cocina de su abuela y tía María, lugar donde se realizaban fiestas de sociedad.

Según Gutiérrez, en su casa era algo “natural” comer hamburguesas un día y tamales otro, ‘brownies’ y arroz con leche y buñuelos, o celebrar el Día de los Muertos con fiambre, o el ‘Thanksgiving’ con pavo en salsa de arándanos (cranberry).

“Crecí en un ambiente bicultural, asistiendo a una escuela americana, y al principio me daba pena cocinar, quería ser escritora, pero al mudarme hace 30 años a Carolina del Norte, me enamoré del lugar y de su gastronomía”, acotó la escritora de 46 años.

Recuerda que no encontraba los ingredientes que necesitaba para preparar su comida favorita, por lo cual tuvo que comenzar a “experimentar” con nuevos sabores y aromas que al final se volvieron familiares.

“Mis hijos crecieron con tamales de col silvestre verde”, apuntó, “no me veo cocinado ahora estrictamente latino o sureño. Como otros latinos que han vivido en esta parte del país, no pongo un muro entre ambas culturas”, enfatizó. La experta explicó que la mezcla de la cocina latina con la sureña comenzó hace dos décadas con la llegada de los inmigrantes al área.

“No nació en los restaurantes, sino en las casas de los hispanos y los sureños, ya que ambas comunidades se iban descubriendo entre sí y que tenían mucho más en común de lo que pensaban”, apuntó la residente de Cary, al norte del estado.

El aumento e influencia de los hispanos en estados del sur como Florida, Louisiana, Kentucky, Alabama, Tennessee, Misisipi, Arkansas, Georgia, Virginia y las Carolinas, se puede notar a simple vista en las tiendas, taquerías, restaurantes y comedores.

Es común encontrar en las ferias y festivales locales de esas zonas la venta de churros y burritos con los tradicionales perros calientes, donas, y ‘funnel cake’.

El libro incluye además consejos prácticos de cocina, acompañados de lecciones de historia y origen de los platillos, recetas para niños y adultos, con infinidades de opciones de vegetales para seguir con la tendencia de la “comunidad sana”.