Conmoción por muerte de reos en PR

San Juan – La prioridad del gobierno puertorriqueño es establecer responsabilidad criminal tras un incidente ocurrido el lunes, en el que ocho sumariados del sistema correccional murieron ahogados cuando el vehículo en el que eran transportados fue arrastrado por un golpe de agua en Arecibo, un pueblo costero al norte de la isla.

Así lo consignaron ayer en una rueda de prensa los secretarios de Justicia, Guillermo Somoza, y de Corrección y Rehabilitación, Jesús González. Ambos funcionarios se expresaron consternados ante la muerte de ocho reos, entre los que había un ebanista que obtuvo ayer una orden de excarcelación a su favor.

Aunque se realizan investigaciones paralelas, la criminal tiene prioridad sobre la administrativa, pues los empleados de la Administración de Corrección y Rehabilitación no han sido suspendidos en lo que se realizan las pesquisas.

Entre uno de los sumariados muertos figura el ebanista Juan Huertas Cuba, quien estaba preso por alegado incumplimiento de contrato, pero había obtenido una orden de excarcelación a su favor en un tribunal de justicia.

“El auto de excarcelación nosotros no lo tenemos porque se perdió en el vehículo (inundado). Todo eso lo estamos investigando”, indicó González.

Por su parte, el titular de Justicia indicó que la investigación criminal se dirige a establecer si hubo una circunstancia negligente o si hubo negligencia crasa, que es cuando una persona conduciendo un vehículo con “un claro menosprecio” de la seguridad e integridad física de las personas.

Si fue una circunstancia negligente se pudo haber constituido un delito menos grave que establece una pena de cárcel de seis meses y un día hasta tres años. Por el contrario, si fue negligencia crasa la pena carcelaria podría ser de entre tres años y un día y ocho años.

“Todo está encaminado para coger el caso como se deben coger todos, en caliente: Hay dos investigaciones paralelas”, destacó Somoza.

De acuerdo con versiones de testigos, los oficiales custodios se negaron a abrir las esposas de los reos para presuntamente evitar que se escaparan.

Los dos guardias penales sobrevivientes serán entrevistados, al igual que los dos reos que salieron ilesos del incidente, así como los vecinos que fungieron como rescatistas, precisó Somoza.

La investigación administrativa podría culminar en la destitución de los oficiales de custodia si se corrobora que hubo negligencia, dijo, por su parte, González.

“Tenemos que hacer una investigación responsable, verdad, porque si hubo una negligencia queremos tener a la persona que fue responsable de esa negligencia. Sí los protocolos de Corrección establecen que en situaciones de emergencia lo primero que hay que hacer es soltar los grilletes. Eso está por escrito y es parte del reglamento”, destacó.

El Secretario de Corrección y Rehabilitación explicó que un sumariado es cuando una persona se le determinó causa para arresto, pero no pudo pagar para esperar libre bajo fianza las diferentes etapas del proceso judicial.

“Hay distintos delitos desde un maltrato, Ley de Armas, uso de sustancias, robos, hay varios delitos ahí. Para mí es indistinto si es un caso de pensión alimenticia o de un caso de asesinato en primer grado, yo no estoy hablando aquí de confinados, yo estoy hablando que se perdieron ocho vidas, ocho seres humanos, el delito para mí no es importante”, sostuvo González.

Además, del ebanista Huertas Cuba, los otros siete sumariados que fallecieron fueron identificados como: Edgardo Cabrera Barreto, José Mulero López, Eduardo Alicea Rivera, Roberto Weir Rivera, Ángel Rosario Miranda, Víctor Cosme Sáez y José Canales Velázquez.