En desarrollo vacuna contra cáncer

Investigación con nueva fórmula da esperanzas a muchos pacientes latinos

Los Ángeles – A los 23 años de edad, Jennifer Sugioka fue diagnosticada con un tipo de tumor cerebral que tiene un periodo de sobrevivencia de un año y medio. Pero gracias a una vacuna experimental, desarrollada por una doctora de la Universidad de California Los Angeles (UCLA), Jennifer ahora tiene 34 años de edad y su tumor desapareció.

Como tomado de una historia de ciencia ficción, la Dra. Linda Liau ha desarrollado una vacuna con células cancerígenas y glóbulos blancos del paciente que “re-educa” el sistema inmunológico para que ataque a los tumores.

El cirujano remueve el tumor o parte del tumor (dependiendo de cada situación) del paciente y se extraen también células blancas. Durante un período de tres semanas se incuban las células cancerígenas y se “re-educa” a este grupo de células blancas para que al ingresar al cuerpo pueda “atacar” el tumor y deshacerse de él.

Esta nueva vacuna es una versión de la nueva tendencia científica de medicina personalizada que consiste en adecuar el tratamiento a las características específicas del individuo.

Hasta ahora, la medicina que se ha popularizado son fórmulas químicas genéricas que en teoría funcionan lo mismo en una mujer de 30 años de edad que en un hombre de 50. Los efectos secundarios para los pacientes son muchos y lo peor -para las farmacéuticas- es que las patentes tienen fecha de vencimiento y otros laboratorios pueden producirlo a precios más bajos.

La medicina personalizada, según la Dra. Liau, permite que los efectos secundarios sean mínimos y más efectivos.

El estudio clínico en personas de esta vacuna inició en UCLA en 1999. Jennifer llegó referida por su doctor en el 2000, después de que le dijeron que ya no había mucho que el tratamiento estándar podía hacer por ella.

“Después de que me operaron para extraer el tumor me sentí mejor casi inmediatamente y con la vacuna no tuve ningún efecto secundario”, explicó Jennifer.

La Dra. Liau dijo que actualmente están en la fase dos de la investigación clínica y que aún no hay resultados concretos sobre los beneficios a un grupo grande de pacientes.

“Hemos visto que ha funcionado en los pacientes de la fase uno… esperamos que cuando concluya la fase dos en un par de años podamos obtener la aprobación del FDA (Administración de Comida y Medicamentos)”, dijo la Dra. Liau. En la fase uno participaron 46 pacientes.

Para la fase dos, la investigación se ha ampliado a 17 centros de estudio superior de prestigio a nivel nacional, entre las cuales están la Universidad de Nueva York (NYU).

Les Goldman, vicepresidente de desarrollo de la empresa Northwest Bioterapeutics que está a cargo de la producción de la vacuna, explicó que el costo de este tratamiento es una tercera parte de lo que cuesta el procedimiento estándar de cuidado -quimoterapia y radiación.

“Tenemos confianza que estamos en el camino correcto de desarrollar una nueva medicina que revolucionará el tratamiento estándar. Creemos que esta vacuna puede convertirse en el nuevo tratamiento estándar para estos tipos de pacientes”, aseveró Goldman, quien ha expandido las pruebas clínicas a Europa.

Para Jennifer cada día que ha logrado vivir desde hace una década es un regalo que aprecia enormemente.

“Me siento bien. Aún me cuesta creer que estoy con vida”, acotó.