Sudor para atenuar la espera

SOUTHAVEN, Misisipí/AP – Rudy Gay y LeBron James mostraron anteanoche que se encuentran en forma para participar en la campaña. Lo único que necesitan es que se realice efectivamente esa temporada.

Unas horas después de que la Asociación de Jugadores de la NBA informó al comisionado David Stern que no aceptaría la oferta más reciente de los dueños -la cual llevaba un ultimátum incluido-, dos de las mayores estrellas de la NBA dieron un buen espectáculo.

Gay, alero de los Grizzlies de Memphis, fue anfitrión de un partido de exhibición anteanoche, y los encestes llegaron con facilidad y con frecuencia. James anotó 43 puntos por el Equipo Azul, que venció 158-151 al Equipo Blanco de Gay, en un encuentro que incluyó clavadas espectaculares y triples encestados desde la mitad de la cancha.

Unos 6,000 aficionados se congregaron en el Centro Cívico DeSoto, ubicado unos 10 millas al sur de Memphis, para ver a sus estrellas en el partido de caridad organizado por Gay para su Fundación Flight 22; organización que recauda dinero para la educación de los niños.

Gay anotó 45 puntos, el novato de los Grizzlies, Josh Selby, añadió 32, y Kevin Durant acumuló 29 por el Equipo Blanco. El escolta de Detroit, Terrico White, añadió 29 por el Equipo Azul.

Los jugadores entraron a la cancha con camisetas que decían: “El basquetbol nunca se detiene”.

NUEVA YORK/AP – Los jugadores y dueños de equipos de la NBA se reunieron ayer para negociar antes que se cumpla el plazo fijado por el comisionado David Stern para que los jugadores acepten la más reciente propuesta de la liga o encaren una aún peor.

Ambas partes permanecían en desacuerdo sobre los cambios al sistema de tope salarial y la repartición de los ingresos.

Los jugadores indicaron el martes que no aceptarán la más reciente oferta de contrato laboral y pidieron volver a negociar antes que se cumpliese el plazo de ayer por la tarde. Stern dijo que si no había un acuerdo ayer, la liga propondría una división de ingresos de 53-47% a favor de los dueños de equipos, y fijaría un tope salarial rígido.

(Nota del editor: Las partes seguían reunidas al cierre de esta edición).