Ayuda de los consulados

Nueva York – Algunos consulados latinoamericanos en Nueva York ofrecen ayuda económica -directa o indirecta-, o asistencia legal, a sus connacionales que pierden a un familiar aquí y que no tienen los recursos suficientes para trasladar el cuerpo a su país de origen y enterrarlo allá. Esta es la información que nos ofrecieron las representaciones diplomáticas de algunos de los países con más migrantes en el área tri-estatal:

Colombia:

Este consulado no ofrece ayuda económica directa, pero sí tiene una alianza con dos compañías locales que se especializan en la repatriación de cuerpos a ese país suramericano. Esas compañías le dan al consulado varios cupos anuales para que se los entreguen de forma gratuita a familias que no tengan recursos económicos. Las personas que reciben los cupos deben demostrar que están necesitadas. –

República Dominicana:

Según Arismedi González, de la oficina de prensa del consulado dominicano en Nueva York, esta dependencia aún no presta este servicio a sus connacionales, pero afirmó: “Estamos en negociaciones con diferentes compañías (funerarias) en el área para comparar los costos”. González informó que se espera dar este servicio a comienzo del próximo año. –

Ecuador:

Este consulado sí ofrece ayuda a través de la Secretaría Nacional del Migrante (Casa Ecuador), cuyo director, Pablo Calle informó: “Pagamos por la compra del ataúd y el traslado del cadáver hasta la ciudad o pueblo en Ecuador donde vive la familia. Este servicio lo damos sólo a personas cuyas familias no cuenten con recursos económicos ni en Nueva York ni allá”. Calle dijo que para recibir el servicio un comité realiza un estudio socio-económico de las familias. No pagan por los gastos en funerarias. –

México:

El cónsul general de México en Nueva York, Carlos Manuel Sada, informó: “A través del convenio que hemos suscrito con las funerarias del área tri-estatal, el Consulado se encuentra en posibilidad de apoyar a las familias mexicanas que han sufrido la penosa experiencia de perder a un ser querido con el pago de la totalidad de los gastos funerarios y de transportación de sus restos humanos a México”. El único requisito es no haber firmado un contrato con ninguna funeraria. –