Se recupera niño baleado

Nueva York – La familia del niño baleado en El Bronx esperaba ayer ansiosamente por su recuperación en una sala afuera de Cuidados Intensivos de New York Presbyterian Hospital en el Alto Manhattan.

Cincer Baltazar, de 4 años, recibió un tiro en la cara mientras su padre luchaba con un grupo de jóvenes que intentaban robarle en la Avenida Grand en la sección de University Heights el martes, poco después de las 10 p.m, y su condición seguía delicada.

Sin embargo, la familia dijo que el niño estaba consciente y que tenían esperanza de que se recuperara.

“Él sigue respirando”, dijo la madre del niño, una joven afroamericana.

La mujer encontró a su único hijo cubierto de sangre después de que el arma que los jóvenes habían usado para amenazar al padre del menor se disparara un tiro accidentalmente.

“El está bien”, se limitó a decir la madre, quien no ser identificada ni fotografiada. La joven madre vive en un refugio para víctimas de violencia doméstica cerca del lugar donde ocurrió el incidente. Ella se mostraba ayer cansada y adolorida.

Un portavoz para el hospital dijo ayer que no podía dar detalles sobre el estado del niño; el día anterior el menor se encontraba en condición crítica pero estable.

“Él se despierta a ratos. No entiende lo que está pasando” dijo John Lightly, tío del pequeño que también estaba en el hospital.

“Es duro. El se enoja porque no sabe lo que está pasando, pero es fuerte, puede agarrar bien [cuando le cogen de la mano]”, agregó. El niño fue herido en la quijada.

Normalmente, dijo Lightly, “[Cincer] es un niño feliz, salta por todas partes, como todos los niños”.

Después de que el pequeño fue herido, su padre, Bobby Baltazar, tomó el arma del pistolero y persiguió a los tres jóvenes atracadores y disparó el arma, hiriendo a José Marte, de 17 años, que se encontraba en estado crítico. Al día siguiente otro joven, Mauricio Acosta, también de 17, fue arrestado y se busca a un tercer sospechoso.