Buscan frenar la violencia en calles de El Barrio

NUEVA YORK – Johnny Díaz, de 12 años y estudiante de séptimo grado en la escuela PS 171, se unió a decenas de jóvenes para hacer un llamado a la comunidad y pedir no más violencia en las calles de El Barrio.

En respuesta a tiroteos y presencia de pandillas en East Harlem, la concejal Melissa Mark-Viverito, junto a oficiales electos, presentaron el proyecto Youth Violence Task Force, en las afueras del Centro Comunitarios James Weldon Johnson.

Johnny forma parte de este grupo de trabajo, el cual empezó a formarse desde junio de 2010 y está integrado por unos 200 jóvenes.

“Las autoridades deben escucharnos y darnos alternativas. Somos muchos niños latinos que queremos una comunidad de paz. Queremos más lugares para jugar y estudiar”, dijo Johnny.

El adolescente también es integrante de Torch Club, un grupo juvenil que realiza actividades comunitarias, como llevar comida a los pobres en Navidad.

Mark-Viverito coincidió con el pequeño Díaz. La funcionaria destacó que El Barrio necesita programas que prevengan que niños y jóvenes se involucren en actos violentos.

En septiembre, el auto de la concejal fue alcanzado por una bala durante un tiroteo. Viverito dijo que el presunto agresor era un chico de 16 años.

“La violencia que se vive en las calles exige acciones colectivas”, apuntó.

Youth Violence Task Force recibe el respaldo de más de 20 organizaciones comunitarias, entre ellas Arte para el Cambio, la Academia de Medicina de la Ciudad de Nueva York, Youth Action Programas and Homes y Peace on the Street.

Entre los objetivos de la plataforma de trabajo, se busca conseguir una mejor relación entra la policía y la comunidad joven. Entre los programas destaca la entrega de armas a las autoridades y evitar que menores sean interrogados bajo la política Stop-and-Frisk.

El programa de empleo juvenil de Youth Violence Task Force buscará reducir la desocupación en El Barrio.

En este sentido, Ilda Morales, de 12 años, dijo que el desempleo es su mayor preocupación para su futuro.

“Desde ahora estoy haciendo algo por mi comunidad, porque no quiero enfrentarme a los mismo problemas cuando sea adulta. Quiero graduarme y tener un empleo con un salario digno”, dijo Ilda.

La Ciudad de Nueva York tiene la tasa de desempleo más alta del país. En la Gran Manzana, el 20% de latinos entres 16 y 24 años no tienen empleo, según cifras del Censo 2010.

“Sin empleo, es más fácil caer en pandillas y usar un arma para buscar dinero”, agregó Ilda, quien se integró a Youth Violence Task Force.

Por su lado, Peggy Morales, miembro de la Junta Comunal 11, dijo que los jóvenes necesitan campos para practicar deportes y más centros de arte y cultura.

“El proyecto es el primer paso, pero aún hay mucho que hacer. Si no queremos niños en las calles, entonces debemos trabajar para darles alternativas”.