Sin incidentes elecciones en Michoacán

México/EFE – Las elecciones estatales en el estado de Michoacán, oeste de México, transcurrieron ayer en calma, con el 98,5% de las mesas de votación instaladas y con un amplio dispositivo de vigilancia en marcha integrado por más de 10.000 uniformados, 800 vehículos y 17 aeronaves.

A la cita electoral que se celebra en el estado natal del presidente de México, Felipe Calderón, están llamados a votar unos 3,4 millones de ciudadanos que elegirán al sustituto de Leonel Godoy en la Gobernación, a los alcaldes de 113 municipios y un nuevo congreso local formado por 40 diputados.

A las 1 de la tarde fuentes del Instituto Electoral de Michoacán (IEM) consultadas por Efe confirmaron la instalación de la mayoría de las 6.247 casillas (mesas de voto) que estaba previsto activar, y señalaron que “hasta ahora todo está tranquilo en el estado”, donde han pasado ya cinco horas desde que comenzaron las votaciones.

“En general se ha visto bastante participación ciudadana en las urnas”, añadió Sergio Torres, portavoz del IEM, que mantiene desplegados a 1.100 observadores para supervisar los comicios.

El IEM ha hecho pública una estimación que apunta a que más del 50 % de los potenciales votantes acudirá a las urnas, por encima del 48 % que lo hizo en los comicios locales de 2007.

El propio gobernador Godoy ofreció un mensaje sobre la jornada y dijo que había “calma y tranquilidad en todo el estado” y que la ciudadanía estaba dando una muestra de “civilidad”.

Los hechos más destacados hasta ahora han sido la suspensión de la elección en el municipio de Cherán, una población indígena purépecha, donde iban a ser instaladas 18 mesas y donde al final no habrá votación debido a que la población pretende hacerlo conforme a sus propios usos y costumbres en una fecha futura. La presidenta del IEM, María de los Ángeles Llanderal Zaragoza, y cinco consejeros, velan por la pulcritud de unos comicios a los que se ha llegado con tensión ante el temor de que haya violencia, que están vigilados por un dispositivo montado por la Secretaría de Gobernación (Interior) y las autoridades del estado.

En los comicios están en juego 1.058 cargos de representación popular, entre los que destacan el de gobernador, un puesto que desde 2002 ha recaído en representantes del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD).