Activista de Sunset Park gana premio de liderazgo

El galardonado dentista mexicano Gabriel Rincón habla de su labor comunitaria

NUEVA YORK – Tenía 17 años cuando llegó a Nueva York, en 1972. Para entonces, trabajaba como lavaplatos en la Quinta Avenida, hasta que autoridades migratorias lo deportaron a México. Su perseverancia y el deseo de lograr sus metas, lo llevaron a convertirse en odontólogo y regresar a los Estados Unidos en 1984.

Antes de poder ejercer, debió repetir estudios de odontología en la Universidad de Nueva York. En los primeros días de su carrera, brindó cuidado dental a enfermos de sida en etapa terminal en el Hospital Bellevue. Hacia finales de los años ochenta, la comunidad latina estaba desinformada acerca del virus del VIH, por lo que inició una campaña en español para todo el que quisiera escuchar.

A más de dos décadas de activismo a favor de la salud comunitaria, se convirtió en el único hispano en ganar el premio 2011 Community Health Leader que otorga la fundación Robert Wood Johnson. Esta es la historia del doctor Gabriel Rincón, presidente de Mixteca Organization, en Sunset Park.

¿Cómo fue la experiencia al educar a los hispanos respecto al Sida en los años ochenta?

Para entonces yo hacía mi servicio social en el Hospital Bellevue. Me encontré con latinos que no sabían cómo se infectaron. Muchos regresaban a sus países para inyectarse vitamina B12. Ellos creían que la enfermedad era curable. La enfermedad se propagó. El VIH se hizo un virus migrante. El mayor problema es que no había información en español. Era mi responsabilidad actuar y ayudar a mi comunidad latina. Me compré un proyector y llevé el mensaje a las fábricas. Fui a donde estaba el trabajador.

¿Cuál es la historia del premio con el que fue reconocido?

Competí con 437 líderes en salud comunitaria del país. La fundación seleccionó a 15. Al final, fuimos 10 los que recibimos el premio. El galardón sólo se otorga por nominación. En mi caso, fui nominado por el Lutheran Medical Center. Autoridades de la fundación investigaron mi trayectoria profesional y comunitaria. Fue un largo proceso antes de que decidieran darme el premio.

Usted es el único hispano en la edición 2011 de este prestigioso premio. ¿Cómo se siente al respecto?

Estoy muy orgulloso. Ha sido una larga lucha para mejorar la salud de los latinos y prevenir enfermedades. En mis primeros años ejerciendo medicina, también trabajé en campañas educativas acerca de la tuberculosis y el envenenamiento con plomo. Lo aprendido es que nuevos padecimientos surgirán. La lucha no termina y el trabajo debe ser constante.

En el año 2000 fundó Mixteca Organization. ¿Cuál fue el objetivo inicial y qué alcance ha logrado hasta ahora?

La comunidad mexicana empezó a congregarse en Sunset Park y mi meta era brindarles asistencia médica. Pero la expectativa se hizo más grande cuando inmigrantes de otros países llegaron en busca de ayuda. Ciudadanos de Centro y Sudamérica son parte de nuestros programas de alfabetización. Tenemos talleres de computación, actividades para niños, asistencia en violencia doméstica y la escuela College Now, entre otras alternativas para los latinos de Brooklyn. Lo importante es que no sólo mexicanos son atendidos, sino también el resto de la comunidad latina. Hemos logrado unirnos y hacer de Sunset Park un sitio más sano.

¿Cuál es el mensaje a los jóvenes egresados en Nueva York o que se hicieron profesionales en sus países, respecto a la importancia de hacer trabajo comunitario?

El éxito profesional consiste en compartir tus habilidades para lograr un bien común.