Sindicato presenta querella contra la NBA

NUEVA YORK/AP – Los jugadores de la NBA presentaron ayer martes una querella antimonopolio contra la liga en Minnesota y planeaban interponer más tarde una demanda similar en California.

La primera demanda se presentó en Minneapolis, donde los jugadores de fútbol americano tuvieron cierto éxito durante un procedimiento similar contra la NFL a mediados de este año.

El alero Anthony Tolliver, de los Timberwolves; el base Ben Gordon, de los Pistons; el agente libre Caron Butler; y la segunda selección del draft por parte de Minnesota, Derrick Williams, aparecen como demandantes. Williams fue seleccionado por los Wolves en junio y, debido al cierre patronal, ni siquiera ha firmado su contrato de novato.

Billy Hunter, director general de la Asociación de Jugadores de la NBA, dijo que se interpondrá otra querella en el Distrito Norte de California. Entre los denunciantes en ese caso figuran Carmelo Anthony, Chauncey Billups, Kevin Durant, Kawhi Leonard y Leon Powe.

Según la documentación en Minnesota, la demanda colectiva se ha dividido en “subtipos” porque hay “tantos miembros y están en zonas geográficas tan alejadas que resultaría impráctico pedir que se unieran”.

Los demandantes señalan que el cierre patronal “constituye un boicot grupal ilícito, un acuerdo para fijar los precios en un mercado y una restricción al comercio, lo que infringe la ley (antimonopolio) Sherman”. Añaden que la oferta final de los dueños de los equipos para que los agremiados firmaran un nuevo contrato colectivo hubiera “arrasado con el mercado competitivo para la mayoría de los jugadores de la NBA”.

David Boies, uno de los abogados de los jugadores, dijo en una conferencia de prensa que se decidió abrir este caso a fin de restablecer las condiciones de un mercado laboral libre y competitivo en la liga. “Esperamos que no sea necesario llegar a un juicio”, consideró.

La NBA ya presentó una demanda preventiva en Nueva York, con el objetivo de mostrar que el cierre patronal es legal. Allí señala que, sin un sindicato que realizara las negociaciones colectivas en nombre de los jugadores, podrían declararse nulos los contratos garantizados que éstos tienen.

El 2 de noviembre, durante la presentación de argumentos, la NBA pidió que el juez federal distrital Paul Gardephe se pronuncie sobre la legalidad del cierre. Sin embargo, Gardephe se negó a interferir en el conflicto laboral de la liga y aún no emite un dictamen.

Mediante su demanda inicial, la NBA trataba de confinar el caso a un tribunal. Ahora, varios jueces tendrán que dilucidar qué corte o cortes decidirán sobre las distintas cuestiones legales.

La corte de Minnesota ha tomado decisiones favorables al sindicato de la NFL desde la década de 1980. El tribunal federal en San Francisco está bajo la jurisdicción de la Corte del Noveno Circuito en materia de apelaciones, considerada la más liberal de las 13 que hay en el país.

Boies dijo que los jugadores no buscarán una orden preliminar de los tribunales para levantar el cierre patronal de la NBA.

Explicó que, debido a que el cierre “se derivó presuntamente de negociaciones anteriores sobre el contrato colectivo”, sería muy difícil obtener una orden judicial que suspenda el paro y la solicitud podría en cambio retrasar el caso.

“Lo mejor para todos es resolver esto rápido”, dijo Boies, quien añadió que mientras más tiempo pase, habrá un daño mayor para los equipos, los jugadores y el público.