Fuego cruzado por revisión de las deportaciones

WASHINGTON, D.C.- Reacciones cruzadas generó el anuncio realizado ayer por el gobierno, con que se inicia la revisión de 300 mil casos de deportaciones pendientes. Desde reclamos por la dilación en el proceso, hasta una amnistía enmascarada. De todo se escuchó en Washington, en un clima cada vez más polarizado en temas migratorios.

Grupos de derechos civiles y miembros del Congreso recibieron la noticia con alegría pero también con dudas, enfocadas sobre todo, en el tiempo que tardará.

“Son ya tres meses. Yo tuve una audiencia con abogados del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en septiembre. Nos dijeron 3 a 4 meses y ya debiéramos haber completado el repaso de estos 300 mil casos”, enfatizó Luis Gutiérrez (D-IL) a La Opinión.

Al menos, a nivel público, el gobierno no ha dado fecha respecto a cuándo finalizará la revisión. Voceros de DHS no efectuaron comentarios sobre este encuentro, mencionado por el legislador.

“¿Por qué se tardan tanto? Morton anunció el memo en junio. Hay que darle un poco más de prioridad, son personas. Yo sé que si se aplica la discreción procesal se van a suspender más de 100 mil de esas deportaciones” agregó Gutiérrez.

Otros congresistas como Raúl Grijalva (D-AZ) se mostraron esperanzados. “Estoy satisfecho de que el proceso haya comenzado. Nosotros habíamos exigido que se iniciara inmediatamente. Espero que sea algo rápido, que les de una seguridad a estas 300 mil personas. Pienso que es un paso positivo, aunque probablemente será un proceso muy lento”, aseguró.

Organizaciones de derechos civiles y grupos pro inmigrantes reaccionaron ante la amplitud geográfica del nuevo sistema. “Esto nos da algo para que se puedan rendir cuentas de lo que está sucediendo. Nos hubiera gustado ver que se aplicará en más de dos ciudades. No se puede esperar otros seis meses. Las deportaciones son una crisis nacional y se tiene que actuar lo más pronto posible”, aseguró Ali Noorani, director ejecutivo de Nacional Immigration Forum.

“El registro traidor del gobierno en materia de inmigración no será compensado por el anuncio de hoy. Aunque nos complace que algunas familias se beneficiarán, renovamos nuestra demanda de que la Administración termine el programa de Comunidades Seguras”, declaró Pablo Alvarado, director de NDLON.

Para legisladores como Gutiérrez, el desánimo y rechazo que se ve entre los hispanos, en esta área, no está relacionado sólo con este tipo de programas, sino con la forma en que el gobierno presenta los avances logrados.

“Lo que pasa en mi opinión, es que no quieren decir lo que están haciendo. No quieren tomar el crédito”, dijo. “Odio ser negativo. Estamos ganando más casos que nunca antes, más suspensión de deportaciones. En la práctica yo lo veo. Yo he sido capaz de ayudar a más gente desde que se emitió ese memorando”, comentó, refiriéndose a los criterios publicados en junio de este año sobre discreción procesal.

Al otro lado del pasillo, legisladores como Lamar Smith (R-TX) dieron una interpretación diferente al anuncio. “La decisión de seguir adelante con una amnistía por la puerta de atrás puede implicar empleos, pero no para estadounidenses desempleados. Esta amnistía masiva para inmigrantes ilegales puede permitirles tener permiso de trabajo”, resaltó.

El gobierno anunció ayer tres etapas. La primera consiste en la difusión de nuevas guías a los abogados del Servicio de Control de Inmigración (ICE) respecto a los expedientes de deportaciones que ingresen al sistema y la necesidad de que sean inspeccionados, basados en el criterio de prioridades del gobierno. Todo, antes de emprender un proceso de detención y deportación. En esta etapa el caso puede cerrarse.

Además, se iniciarán dos programas piloto lanzados en Baltimore y Denver, donde los jueces de inmigración congelarán los casos de gente que no está detenida. Luego un equipo de abogados comenzará a revisar uno a uno los expedientes y seleccionará los que debieran cerrarse. Esto se realizará hasta el 13 de enero, luego se ampliará a nivel nacional.

Asimismo, DHS empezará un entrenamiento formal para todos sus abogados y agentes en el país, con base en escenarios supuestos.