Camareros estafaban tarjetas de clientes

Nueva York – Camareros de restaurantes de lujo eran parte de una banda que se dedicaba a copiar las tarjetas de crédito de los clientes y sus compinches hacían compras con ellas.

El fiscal de Manhattan Cyrus Vance, el Comisionado de Policía Raymond Kelly y el agente especial del servicio secreto Paul Mahon entre otros, informaron ayer de los atracos que cometió la banda. Se confiscaron relojes, bolsos, vino y otros tipos de mercancías de lujo, más de un millón de dólares en efectivo y numerosas cuentas bancarias arrestándose a 28 individuos que fueron instruidos de cargos ayer. Entre ellos figura el líder de la banda Luis Damián Jacas y siete de los camareros que ocultaban en su mano el diminuto escáner ‘skimmer’ con el que copiaban la banda magnética de las tarjetas que los clientes les entregaban para pagar su cuenta.

Con estos datos realizaban copias de las tarjetas, preparaban licencias de conducir para los que iban a comprar con ellas y comprobaban que funcionaban usándolas en los taxis. Una vez validadas acudían a comprar todo tipo de objetos de lujo que vendían en e-bay y a compradores por encargo.

Además de los camareros, tenían compradores y supervisores de estos que los acompañaban a realizar las compras y hasta un almacén donde guardaban la mercancía hasta su venta.

“Esta no es la historia, la historia es cómo los clientes de restaurantes y otras tiendas se convierten en víctimas de robo de identidad, el crimen que más crece en Manhattan”, declaró Vance.

El Comisionado de Asuntos del Consumidor Johnathan Mintz, quien declaró haber sido víctima de robo de identidad en dos ocasiones, reconoció que es muy difícil protegerse de este tipo de crimen. Mintz aconsejó precaución cuando se entregan las tarjetas, que revisen que sus recibos solo muestran las últimas cifras de su tarjeta, comprueben los cargos bancarios y sus reportes de crédito para detectar posibles fraudes.

La policía está a la búsqueda de otro miembro de la banda: Gregory Portachio, 51 años, un criminal con largo historial que ya ha protagonizado primera plana en los periódicos cuando mató a una mujer al robarle la cadena desde un auto y arrastrarla. Portachio está registrado como ofensor sexual. “Esto demuestra que el fraude de tarjetas de crédito no requiere criminales sofisticados”, afirmó Kelly.