De Rosario, el Más Valioso de la MLS

Redacción Deportes/EFE – El centrocampista canadiense Dwayne De Rosario, quien militó en tres equipos diferentes la pasada temporada regular de la Liga Profesional de Fútbol de Estados Unidos (MLS), recibió el premio de Jugador Más Valioso (MVP).

De Rosario, que comenzó la temporada con el Toronto FC para luego llegar a los Red Bulls de Nueva York, elevó su nivel futbolístico con el D.C.United, donde se convirtió en el máximo goleador.

El veterano jugador canadiense, que encabezó al Equipo Ideal de la MLS, marcó 16 goles y repartió 12 asistencias.

Su ex compañero de equipo con el Dynamo, Brad Davis, quedó en segundo lugar de la votación; Break Shea, del FC Dallas, fue tercero; Landon Donovan, del Galaxy, cuarto, y el argentino Mauro Rosales, de los Sounders de Seattle, quinto.

Rosales, que ya ganó el premio a la Mejor Contratación del Año, se ha convertido en el jugador latinoamericano más destacado de la MLS durante la temporada del 2011.

El premio fue votado por los jugadores, representantes de los equipos y los miembros de los medios de comunicación que cubren la competición de la MLS.

Aunque De Rosario ya había sido finalista para conseguir el premio en el 2005 y 2006, cuando perteneció a los Earthquakes de San José y al Dynamo, respectivamente, no ha sido hasta esta temporada cuando demostró su mejor fútbol ofensivo que le hizo quedarse con el máximo trofeo individual que otorga la MLS.

De Rosario, de 33 años, también consiguió por primera vez en su carrera el Botín de Oro como máximo goleador en la MLS, con 16 goles y 12 asistencias.

Después de iniciar la liga con Toronto FC, De Rosario fichó por los Red Bulls con los que solo jugó tres partidos para luego llegar al D.C.United y en 18 encuentros consiguió 13 goles y siete asistencias.

De Rosario se convirtió en el primer jugador en la historia de la MLS en anotar para tres equipos distintos en la misma temporada .

De Rosario también se convierte en el primer jugador en la historia de la MLS que es nombrado MVP en una temporada en la que su equipo no disputó la fase final.