‘El movimiento sigue vivo’

Nueva York – Las plazas Liberty y Foley, principales puntos de congregración de la protesta Ocupar Wall St., tuvieron ayer poca presencia de ‘indignados’, después del multitudinario Día de Acción del jueves que dejó a 247 arrestados y varios agentes y protestantes heridos.

Con todo, el viernes no estuvo del todo muerto. En la mañana, unos 200 anti-Wall Street se congregaron en Zucotti Park para protestar contra la represión policial.

Poco antes del medio día, un pequeño grupo marchó hacia Foley Square para unirse a una protesta de activistas musulmanes, quienes demandaron alto inmediato al acoso por motivo racial y religioso.

Pese a la escuálida participación, una fuerte presencia policial resguardó el área en todo momento.

Durante su discurso radiofónico de los viernes, el alcalde Bloomberg volvió a mantenerse firme respecto a su decisión de desalojar Zucotti Park y reiteró que su prioridad es garantizar la seguridad a los neoyorquinos, al igual que mantener el orden en la ciudad; sin faltar a los derechos fundamentales de las personas en este proceso. Respecto a la jornada del jueves, Bloomberg cuestionó la participación de los sindicatos y destacó que los impuestos de los ricos apoyan la economía de la ciudad.

Entrevistados simpatizantes de Ocupar Wall Street dijeron que “el movimiento sigue vivo”, y anunciaron nuevas manifestaciones y marchas.

Por su parte, activistas planean un acto de desobediencia civil hoy a la una de la tarde en el Cuartel de Policía 103, en Queens. Los indignados se congregarán en King Park y la calle 153, en la Avenida Jamaica, para después marchar diez calles hacia el Cuartel.

Monica Behney, organizadora, dijo que la actividad será pacífica y el propósito es evitar más agresión policial.

“Periodistas y activistas fueron arrestados por ejercer su derecho a la libertad de expresión. Las autoridades no pueden bloquear la verdad”, mencionó Behney.

Ayer fue el último día para que los indignados lograran recuperar sus pertenencias después del desalojo. La Asamblea General de Occupy Wall Street informó que ha buscado refugio para los ocupantes que no son residentes de la ciudad. Se estableció un mecanismo de ayuda en los que neoyorquinos ofrecen espacios permanentes a los visitantes. Por otro lado, organizadores está dialogando con la iglesia Trinity para conseguir un lugar.