Protestan contra acción policial

Decenas marchan por las calles de Queens para exigir mayor respecto de agentes

Guía de Regalos

NUEVA YORK – Una veintena de indignados se hicieron arrestar la tarde de ayer en el Cuartel de Policía 103, de Jamaica, Queens durante una protesta pacífica contra la conducta de la policía de Nueva York.

Decenas de manifestantes se reunieron en la esquina de calle 153 y la Avenida Jamaica, para manifestarse en contra de la iniciativa de la policía “Stop and Frisk”. Rodeados de unos 50 agentes policiales, los manifestantes pidieron no más acoso hacia la comunidad afroamericana y latina.

Con puños en alto y consignas anti violencia policial, el grupo avanzó a lo largo de la avenida Jamaica haciendo sonar tambores y panderetas.

A la altura de la calle 166, el contingente se detuvo frente a una sucursal de McDonald’s para expresar su descontento.

“Este es un buen lugar para que el 99% diga no más a la explotación laboral”, dijo el argentino Luis Alvarez, 35, residente de El Bronx.

Durante la manifestación, varias personas que dijeron ser víctimas de las “prácticas raciales” de la policía, relataron sus experiencias.

Liza Edwards, 44, residente de Jamaica, marchó con sus dos hijos y su hermana. “He venido con mi familia porque queremos una policía más humana. Los afroamericanos y latinos nos hemos unido para hacer frente al racismo. Después de marchar por diez cuadras, los manifestantes se congregaron frente al Cuartel de Policía 103. Una gran presencia policial resguardaba el lugar.

Luego de pedir paz, respeto y trato humano, 20 manifestantes se manifestaron frente a la puerta del cuartel, entre ellos el puertorriqueño John Lares, 23, residente de Harlem. “Creo que el sistema ha fallado y es hora de que el pueblo sea escuchado”, indicó. Lares dijo que hacerse arrestar era su manera de pedir que se detenga la política “Stop and Frisk”. “Esta estrategia es un crimen en nuestras calles”, insistió.

Los 20 arrestados fueron acompañados en todo momento por funcionarios de asuntos de la comunidad.

La colombiana María Brístol, 39, vecina de Jamaica, dijo sentirse satisfecha porque el llamado a la no violencia se hizo posible. “Hoy vimos un ejemplo de que la paz sí puede ser posible. La policía actuó muy respetuosa y nos asistió en todo momento. Ellos protegieron a su comunidad y esto debe repetirse en todos los rincones de la ciudad”, dijo.

El grupo anunció una reunión para la tarde del lunes donde estudiarán los mecanismos para mejorar la relación entre la policía y la comunidad. También planearán otra protesta pacífica.

De acuerdo con cifras de la policía, durante el primer trimestre del año, el 88% de los 183,326 neoyorquinos detenidos e interrogados no tuvieron ninguna citación posterior, es decir, eran inocentes. De esta cifra, el 84% eran afroamericanos y latinos.