A las tiendas … con seguridad

Hay personas habituadas a la prisa máxima, y se despiertan temprano para esperar en fila por algunas oportunidades sorprendentes a primera hora en las tiendas.

Aunque el Viernes Negro es uno de los eventos de compras más esperados para lograr ofertas insuperables, también pudiera ser una receta para el desastre.

Las estampidas masivas de compradores deseosos se han convertido en señales distintivas del Viernes Negro con el paso de los años. Si a esto le sumamos la espera de rebajas inminentes y el gran volumen de compradores que esperan fuera de las tiendas, prevalece con frecuencia la mentalidad de la ley del más fuerte, pues hay empujones, caídas y carreras hacia dentro de las tiendas para comprar los productos indispensables con descuentos.

En el 2008, un vendedor fue aplastado por una multitud de 2,000 personas que lo derribaron al suelo en una tienda a Wal-Mart de Valley Stream, en Nueva York.

Ese mismo día, dos personas murieron baleadas en una tienda Toys ‘R’ Us luego de una discusión. Muchos empleados de tiendas tienen historias terribles de haber recogido a personas sobre las que han pasado cientos de otras en varios establecimientos durante el Viernes Negro.

Aunque el término “Viernes Negro” se refiere al margen de ganancia de la tienda y a su posibilidad de estar “en negro” a la hora del recuento de las ventas de fin de año, el sobrenombre también tiene un significado desagradable.

“Viernes Negro” conjura imágenes de malos acontecimientos. Cuando las hordas sin control entran a saco en las tiendas, algo malo ocurre, sin duda alguna.

El año pasado, el Dr. David Michaels, secretario asistente de Seguridad Ocupacional y Administración de Salud, dijo lo siguiente: “Las lesiones relacionadas con grandes grupos de personas durante eventos especiales minoristas y promocionales han aumentado en los últimos años. Gran parte de estos incidentes se pueden evitar adoptando un plan de control de multitudes”.

¿En qué consiste ese plan de control de multitudes? OSHA ha creado una guía para que los comerciantes eviten accidentes y tumultos. La Federación Nacional de Comerciantes Minoristas también ha establecido normativas para eventos promocionales similares que atraen grandes cantidades de personas.

Es necesario poner en práctica planes de contingencia para multitudes mayores de lo esperado, así como planes integrales de comunicación.

Algunas tiendas han implementado sus propias políticas, como la exigencia de llevar brazaletes para controlar la cantidad de personas en la tienda en cualquier momento dado. Otras tiendas han formado filas en áreas separadas para evitar tumultos al frente de los establecimientos.

Los compradores también deben hacer el esfuerzo. Como las compras del Viernes Negro se han convertido en tradición para muchas personas, con frecuencia se puede tener acceso a mejores ofertas en diferentes momentos de la temporada de fin de año.

Algunos afirman que comprar el Día de Acción de Gracias aporta mejores oportunidades, y que esos tumultos para entrar en cuanto abren los establecimientos son formas de atraer compradores para otros productos que no tienen el mismo factor de sorpresa.

Tenga en cuenta que muchos comerciantes por Internet también tienen ofertas de Viernes Negro comparables a las demás, y no tendrá que esperar afuera de la tienda a merced de los elementos para comprar.

Los expertos aconsejan que si no le queda otro remedio que ir a su tienda favorita muy temprano en la mañana, priorice su seguridad personal, no los ahorros potenciales.