Ayuda legal a inmigrantes de Nueva York

Sigue a El Diario NY en Facebook

NUEVA YORK/EDLP – Los inmigrantes víctimas de violencia doméstica y los que necesitan un abogado defensor se verán beneficiados por un nuevo programa que busca garantizarles que tengan acceso a servicios legales mientras navegan por el sistema judicial, según se anunció ayer.

Con fondos de la Fundación Robin Hood y una subvención de la Oficina de Servicios Legales para Indigentes del Estado, los Centros de Justicia Familiar de la Ciudad adicionarán un abogado a tiempo completo para proveer consejería legal a inmigrantes víctimas de violencia doméstica a la vez que cada uno de los 10 proveedores de defensa penal para los indigentes añadirá un abogado de inmigración, se indicó.

“Parte de la fortaleza de nuestra ciudad viene de abrir nuestros brazos a las personas de todo el mundo”, dijo el alcalde Michael Bloomberg, durante el anuncio. “Ahora, estamos intensificando nuestros esfuerzos para asegurar que los inmigrantes en nuestros tribunales y los que son víctimas de violencia doméstica tengan el derecho a un abogado que los defienda”.

Los tres Centros de Justicia Familiar de la ciudad, localizados en Brooklyn, Queens y El Bronx, permiten a las víctimas de la violencia doméstica reunirse con un fiscal, hablar con un consejero capacitado, y solicitar por asistencia de vivienda y financiera en una visita – con servicios disponibles en 20 idiomas.

Estos inmigrantes a menudo se enfrentan a desafíos adicionales debido a que dependen de la persona que los abusa para que les sirva de intérprete, en la parte económica o incluso por una tarjeta verde.

En cada Centro de Justicia Familiar, los abogados los ayudan en la obtención de recursos federales, incluyendo la Exención para la Esposa Golpeada y la U-Visa, que son para las víctimas que cooperan con la fiscalía. Estos recursos proporcionan un medio para que las víctimas puedan trabajar independientes del agresor para obtener la residencia permanente legal, la autorización de empleo o incluso, la naturalización.

“Con demasiada frecuencia, los indocumentados víctimas de violencia doméstica sufren en silencio y temen reportar el abuso “, indicó la comisionada de la oficina para Combatir la Violencia Doméstica de la alcaldía, Yolanda Jiménez.

“El idioma y el estatus migratorio no deben ser una barrera para recibir los servicios, y cualquier víctima de violencia doméstica puede solicitar servicios legales u otro tipo de ayuda en nuestros tres Centros de Justicia Familiar, independientemente del idioma y su condición migratoria”, agregó.

Además, el nuevo programa, que estará en funcionamiento a principios de 2012, ofrecerá a los inmigrantes indigentes los consejos que necesitan en la corte de inmigración y en la búsqueda de la ciudadanía u otras solicitudes del gobierno federal. En la corte de inmigración, no hay ninguna garantía de representación, y muchos acusados – incluso después de que su caso penal se ha resuelto – enfrentan problemas de inmigración con poca orientación o asistencia legal.