Caen presuntos narcos pedidos por EEUU

Integran la red liderada por el capo Daniel Barrera, alias el 'Loco Barrera'
Sigue a El Diario NY en Facebook

Bogotá/EFE – La Policía de Colombia informó ayer de la captura de 14 narcotraficantes reclamados en extradición por EE.UU. que hacían parte de la red liderada por el capo Daniel Barrera, alias “Loco Barrera”, por quien se ofrece una recompensa de unos 2,7 millones de dólares.

El director de la institución, Óscar Naranjo, explicó en una rueda de prensa que entre los capturados se encuentra Dionisio de Jesús Vera Olmos, conocido como “El Flaco” o “El Cuñado”, quien se hizo cargo de los negocios de la banda “ante la ofensiva policial para localizar a su jefe”.

Además, fue “El Flaco” el que supuestamente selló la alianza con el líder del Ejército Revolucionario Popular y Anticomunista (Erpac), José Eberto López Montero, alias “Caracho”, grupo emergente que precisamente anunció su desarticulación en una entrevista publicada por la revista colombiana Semana.

De las 14 detenciones, seis se dieron en Bogotá, cinco en la ciudad de Barranquilla (norte), dos en Cartagena (norte) y una en Puerto Boyacá (centro).

Según la Policía, los detenidos estaban a cargo de la producción de base de coca en el departamento del Meta (centro), del procesamiento del alcaloide en laboratorios controlados por el Erpac y del traslado de la droga desde esa zona hasta la costa Atlántica y el estado venezolano de Apure.

Asimismo, las pesquisas policiales apuntan a que los miembros de esta banda también lavaban los ingresos de la droga a través de “empresas fachada” que crearon tanto en Colombia como fuera del país andino.

Algunas de ellas, en el departamento del Tolima y en la región del Magdalena Medio (ambos en el centro), estaban especializadas en la venta de productos agropecuarios para agilizar el movimiento de los compuestos químicos necesarios para producir el alcaloide.

También se detectaron firmas de explotación de esmeraldas en las minas de Muzo (Boyacá, centro) y de compra de bienes raíces en zonas exclusivas de Bogotá y la costa Norte.

“El Flaco” y los demás narcotraficantes enviaban un promedio de 1,5 toneladas de cocaína desde pistas clandestinas en Venezuela y de los puertos de Barranquilla y Cartagena, en contenedores de grandes embarcaciones que se dirigían hacia República Dominicana y Honduras, donde las empresas fachada recibían y almacenaban la droga.

Desde allí, el estupefaciente era enviado hacia Europa y Estados Unidos, donde la corte federal para el Distrito Este de Virginia tramitó una solicitud de extradición para los 14 detenidos.