Hispanas crean grupo de apoyo para autismo

Sigue a El Diario NY en Facebook

Kissimmee

Con la finalidad de ser una mano amiga, que se unan en una gran fuerza, madres, abuelas y amigos que entiendan y luchen por las necesidades de sus seres queridos con autismo y necesidades especiales, se trata el grupo de apoyo “Sound of Silence” (SOS), Iniciativa por el Autismo en Kissimmee.

Cada tercer jueves del mes, se reúnen en el centro comunitario Robert Guevara, alrededor de 25 y 30 madres, abuelas y hasta padres de familias para apoyarse, desahogarse de sus inquietudes y encontrar ese apoyo para entender el autismo y la manera que pueden ayudar a sus seres queridos a ser independientes.

Por su parte, Margarita Soto, fundó este grupo en abril pasado, tras experimentar en carne propia las vicisitudes para buscar ayuda local desde hace dos años y medio que reside en Osceola, luego de obtener la custodia legal de su nieto de 15 años, que sufre de autismo.

“Nuestra meta es orientar y ayudar a personas que como yo tienen niños con necesidades especiales para poder apoyarnos los unos a los otros. Exhorto a todos los que tengan un hijo, hermano, sobrino o alguien cerca de ti con una necesidad especial que deben estar aquí. Sólo tenemos un requisito, el querer ayudar de corazón”, dijo Soto.

En la Florida Central, existen alrededor de 7,000 familias con familiares con autismo e incapacidades relacionadas, de las cuales 1,500 son de origen hispano en este año, según datos del Centro de Autismo y Condiciones Relacionadas de la Universidad de la Florida Central (UCFCARD).

Pero la falta del dominio del inglés, el difícil acceso a los servicios, desconocimiento de recursos disponibles, y falta de adiestramiento sobre el tema, educación, son algunos de los problemas que enfrentan las familias.

“El gran problema que yo veo, es la barrera del idioma. De por sí, es difícil conseguir servicios en el estado de la Florida, se hace más difícil por el idioma. Además, de la preparación y adiestramiento que necesitan las familias es esencial”, dijo, Aimara Rodríguez, enlace hispano del UCFCARD.

Rodríguez, ofreció una charla de adiestramiento totalmente en español a este grupo de apoyo, sobre las bases del comportamiento, como parte de los servicios gratuitos que ofrece UCFCARD a las familias en Osceola, Orange, Seminole, Lake, Brevard, Volusia y Sumter.

Así, Laura Ríos, madre de un niño con autismo de 9 años, dijo lo difícil que ha sido para ella tratar de encontrar ayuda en español.

“Más que nada, quisiera aprender a cómo entender cada situación. A veces uno no sabe. Creo que este grupo es una gran bendición. Nadie te va a entender como alguien que tenga la misma situación”, dijo esta mexicana.

De igual forma, la madre puertorriqueña Iris Cruz, con un niño autista de 8 años, dijo que el problema del idioma y el recorte de ayudas para las terapias de ayuda le preocupan.

“Creo que a medida que van creciendo nuestros hijos, necesitamos mayor información sobre su comportamiento, y las ayudas se han ido recortando que el Medicaid no quiere cubrir ciertas terapias del comportamiento”.

Soto, con las dos otras directoras del grupo, Ada Sepúlveda e Iris Lawrence, motivan a otras madres para que sigan adelante y buscan la manera de encontrar la ayuda para los las familias en esta zona y luchar por los derechos y servicios.