The Muppets: el regreso más esperado

Amy Adams habla de su trabajo con los Muppets, que mañana estrenan nuevo ilme

Los Angeles – Ha sido dirigida por Steven Spielberg. Y ha actuado al lado de estrellas del calibre de Tom Hanks, Julia Robert, Meryl Streep y Mark Wahlberg. Pero eso no es nada si se compara con la labor de acompañar en el reparto a Kermit (o la rana René, como se la conoce en algunos países latinoamericanos), Miss Piggy, Rizzo, Fozzie o Fonzo, algunos de los legendarios Muppets creados a mediados de los años 70 por el añorado Jim Henson.

Amy Adams es la coprotagonista, junto a Jason Segel, de The Muppets, la película que devuelve a estos entrañables muñecos a la gran pantalla, tras 15 años de ausencia y que se estrena mañana en cines del todo el país.

Es un regreso, sin duda, esperado.

Ya lo comentó Segel, co-guionista y productor del filme, durante la rueda de prensa de promoción: “crecí con los Muppet. De pequeño fueron mi puerta al mundo de la comedia y los que me guiaron a un humor más punzante, el de los Monty Python y Saturday Night Live. Sí, los Muppet definieron quién quise ser como cómico cuando fui un niño”.

Mientras trabaja en Man of Steel, la nueva entrega de las aventuras de Superman, donde da vida a la intrépida reportera Lois Lane, Amy Adams hizo un hueco en su agenda para hablar con ¡holaLA! de su experiencia a la hora de trabajar en The Muppets.

En la película no solo comparte pantalla con tales personajes, sino que además, tal y como hiciera en ‘Enchanted’, canta y baila… en ocasiones ella sola y dirigiéndose a la cámara.

Un desafío creativo que la actriz de 37 años enfrentó sin miedo.

“No hay que tenerlo. Hay que lanzarse”, reconoció. “Cuando tratas de mantener el control, cuando tienes vergüenza, cuando dudas, es cuando estás en peligro. Hay que creer en lo que haces. Es como cualquier otro trabajo como actor: es un desafío en el que debes creer”.

Claro que en esta ocasión debe pasearse rodeada de… muñecos. Lo que no dista tanto de encarnar a una monja en Doubt.

“En cualquier proyecto, ya sea ‘The Muppets’ o ‘Doubt’, una tiene la impresión de que va a lucir absurda”, asintió. “Yo siempre tengo ese miedo, pero aún así me lanzó a hacerlo. Eso es lo que me convierte en actriz: enfrentarme a ese miedo humillante y tirar para adelante”.

Su entrada en el mundo de los Muppets -“recuerdo ver The Muppet Movie [1979] y me encantó. Formó una parte inmensa de mi niñez”, afirmó- tuvo lugar “antes de leer el guión”, reconoció. Sus responsables -Jason Segel y el director James Bobin- “me hablaron si estaba interesada. En ese momento esta promocionando The Fighter, y no estaba segura si quería trabajar, porque acababa de tener a mi bebé…”.

“Jason y Kermit me enviaron un DVD con una petición personal [para que hiciera el filme]. Me resultó imposible decir no”.

El sentido del humor de los Muppets es casi surrealista: sus autoreferencias, la conversación directa con la audiencia… funciona en la pantalla, pero, ¿lo hace en el papel del guión?

Para Adams se trata de “poner fe en los otros actores y en el director”, afirmó.