Vivendas para damnificados

CARACAS

El Gobierno del presidente venezolano, Hugo Chávez, inició esta semana en un populoso barrio de Caracas el masivo traslado a casas nuevas de una parte de los 130,000 afectados que dejaron las lluvias de noviembre y diciembre de 2010.

El vicepresidente venezolano, Elías Jaua, recordó en una alocución televisada que Chávez se comprometió a que los damnificados dejarían los refugios en un lapso de 18 meses, pero que transcurrido un año de las inundaciones el proceso ya arrancó “con 5,000 familias adjudicadas”.

Las lluvias que azotaron Venezuela durante los dos últimos meses de 2010 causaron 38 muertos y dejaron más de 130,000 damnificados, muchos de los cuales fueron refugiados en dependencias militares y gubernamentales, incluido el palacio presidencial de Miraflores.

Los damnificados en Gobiernos anteriores eran enviados, “a duras penas, a colegios y durante no más de una semana y luego debía volver a la barraca en la zona de riesgo” de la que habían sido sacados”, dijo Jaua.

Admitió que “no es una vida fácil la del refugio”, pero pidió “comprensión y paciencia y también la valoración de que ningún Gobierno había asumido lo que asumió el presidente Chávez de resguardar, cobijar, a las familias damnificadas”.

Chávez llegó posteriormente a un edificio adjudicado a 100 familias de damnificados y allí recordó que en varias ocasiones estas personas efectuaron en las últimas semanas manifestaciones y provocaron disturbios callejeros en demanda de vivienda.

“Salen a protestar, el otro día estaban en Miraflores, otros trancaron una calle. Bueno, hay que entenderlos y hay que darles todo lo que uno pueda darles para que tengan la vida más digna posible en el refugio y, además, que sepan cuál es el próximo paso, a dónde irán, pues”, sostuvo el gobernante.

“En la medida en que sepa -prosiguió-, que me están construyendo un departamento y yo vaya y lo vea (…), bueno, eso baja la angustia y la gente se siente un poco más tranquila”.

Funcionarios del Gobierno venezolano dijeron el pasado jueves que están en construcción 286,180 viviendas, adicionales a otras 95,912 ya están concluidas y que comenzaron a ser levantas en abril pasado, en el marco de la denominada Gran Misión Vivienda.

La meta de ese proyecto apunta a acabar en 2017 con el déficit acumulado de al menos 2 millones de casas, aunque el Órgano Superior de Vivienda ha registrado a 3.71 millones de jefes de familia carentes de hogar o con viviendas que requieren ser habilitadas.

Los 3.71 millones de jefes de hogar registrados representan un total de 10.92 millones de personas, alrededor de un tercio de la población de los aproximadamente 30 millones que tiene Venezuela, precisó ese día el ministro de Energía, Rafael Ramírez, también vicepresidente del Órgano Superior de Vivienda.