Choque de opiniones en torno al ‘salario digno’ de NY

Guía de Regalos

MANHATTAN – El Concejo Municipal celebró una audiencia pública para dar voz a favor y en contra de la Ley del Salario Digno (Fair Wages for New Yorkers Act Intr. 251-A) que está a la espera de ser debatida por los legisladores municipales.

La 251-A establece que los promotores de zonas comerciales y empleadores que reciban subsidio público sea en efectivo o con exenciones fiscales, deberán pagar a sus empleados a tiempo completo o parcial un salario mínimo de $10/hora con beneficios médicos. Aquellos empleados que no estén cubiertos por un plan médico recibirán un $1.50/hora adicionales como ayuda para comprar su propio seguro. Estas cifras se ajustarán anualmente para que mantengan su poder adquisitivo de acuerdo con el costo de la vida.

“Cuando los promotores cuentan con el dinero de los contribuyentes para hacer realidad sus proyectos, deben garantizar que los empleos que creen ofrecen a sus empleados mucho más que un empleo parcial con un salario mínimo y sin beneficios”, señaló el presidente de El Bronx, Rubén Díaz Jr. en cuyo nombre se presentó la propuesta. Díaz está luchando por esta implementación desde que se abrió el centro subvencionado de El Armory en El Bronx donde se aplica el salario mínimo de $7.25/hora.

Por el contrario, Rob Bookman, de la New York Nightlife Alliance señaló que el proyecto tiene muchas fallas que lo hacen irrealizable. “Si un restaurante no puede solicitar ayuda financiera ni exención de impuestos ¿por qué tiene que estar sujeto a los salarios de la 251-A?”, preguntó.

Según Bookman la 251-A obligaría a los comerciantes a pagar más allá del salario mínimo cuando no son los beneficiados de las subvenciones y pagan un alquiler a precio de mercado. “Aquí tenemos una pesadilla legal ¿queremos cientos de demandas?”, preguntó al Concejo.

Linda Baran, presidenta de la Cámara de Comercio de Staten Island vaticinó un panorama desolador: “Esto va a afectar la construcción de vivienda asequible y la creación y cierre de negocios, porque no podrán competir”.

La presidenta del Concejo Municipal, Christine Queen, declaró su esperanza de que se lograse el equilibrio entre el aumento salarial y la competitividad empresarial.

Esta es la segunda audiencia sobre esta propuesta legislativa cuya fecha de votación aún no se ha determinado. A raíz de la primera, realizada en el mes de mayo se incorporaron cambios sustanciales: la ley ya no es retroactiva; están exentos los pequeños negocios con ingresos anuales inferiores a un millón de dólares cuando anteriormente el tope eran ingresos de 100,000 y las organizaciones sin ánimo de lucro, entre otras.

Al cierre de esta edición la audiencia continuaba.