Latinos rechazan la colonoscopia

Preocupa la resistencia de muchos hombres hispanos a hacerse un examen de colon

Guía de Regalos

Los Ángeles – Cada vez que César Sarmiento, de 75 años, comía tenía la sensación en la garganta de que se le atoraban los alimentos. Este síntoma lo llevó al gastroenterólogo, quien al hacerle un chequeo general que incluía una colonoscopia, no sólo le quitó el problema en la garganta, sino también pólipos en el intestino grueso que pudieron haberse desarrollado en cáncer.

“Me siento bien. Ya no me siento que me atoro como antes y ahora estoy más tranquilo”, manifestó Sarmientos.

El Dr. Ariel Malamud, gastroenterólogo que atendió a Sarmientos y quien trabaja en el Hospital White Memorial en el este de Los Ángeles, dijo que aunque la incidencia de cáncer de colon en la población es la misma -el tercer cáncer más común- la prevención en los hombres hispanos está muy por debajo del promedio.

“No hay recepción a hacerse la prueba, sobre todo en el paciente hombre hispano. La mentalidad es ‘para qué preocuparse si no hay síntomas’, cuando en realidad la colonoscopia sirve para detectar, y si es necesario, tratar un problema que sí puede prevenirse”, dijo Dr. Malamud.

Según el Centro de Control de Enfermedades (CDC), uno de cada cuatro hombres y una de cada cinco mujeres desarrollará pólipos en el intestino grueso. El Dr. Malamud subrayó que todos los pólipos si se dejan en el cuerpo se tornan cancerígenos.

Sarmiento no tenía ningún síntoma de pólipos y no fue eso lo que lo llevó al especialista, pero por suerte para él, se los extirparon antes de que ocasionara problemas.

Los síntomas más frecuentes son estreñimiento, sangrado y dolor abdominal. Estos también son síntomas comunes de otras enfermedades del aparato digestivo como colitis y hemorroides.

“Muchas veces no hay síntomas hasta que ya es muy tarde y el cáncer ha invadido”, dijo el Dr. Malamud. “Por esto es que tenemos que informarle a las personas que deben hacerse la colonoscopia”.

La colonoscopia consiste en la introducción de una cámara por el recto. Aunque hay otras pruebas disponibles para detectar cáncer en el colon, esta prueba es la más utilizada porque no sólo ayuda a visualizar el colon, sino que también se puede extirpar los pólipos, si éstos no están sangrando, utilizando un alambre electrificado.

Este examen se realiza mientras el paciente está sedado, por lo que no es incómodo. La incomodidad la sienten 24 horas antes cuando sólo puede tomar líquidos, y un laxante una noche antes.