Miguelito y los tres chiflados

Guía de Regalos

Muchos neoyorquinos aún no reconocen la capacidad manipulativa del mega millonario, que se pasó la voluntad de los electores por donde no le da el sol, para fungir en un ilegal tercer cuatrienio.

Entre los desconocedores se encuentran dizque tres “lideres” que, reaccionando a lo que ellos percibieron como un insulto del alcalde, decidieron que sus palabras y estar en cámara eran más importantes que la verdad.

En la noche del domingo, Michael R. Bloomberg volvió a mostrar su perversa necesidad de crear tensión entre la ciudadanía con la captura de un presunto terrorista solitario que dizque ponía en peligro las vidas de inocentes.

El anuncio del arresto de José Pimentel, quien ya estaba preso, pudo haber sido hecho en la mañana del lunes, sin embargo, el único propósito de hacerlo tan pronto Miguelito regresó de su casa de Bermuda – donde me dijeron que estaba – era desviar la atención noticiosa de los cacerolazos y tambores que sonaban los patriotas de Occupy Wall Street en frente a su otra mansión en Manhattan.

En el montaje del alcalde se dijo que el acusado es de origen dominicano, un mal intencionado señalamiento que causó bastante indignación en algunos de sus compatriotas.

En pocas horas, Ydanis Rodríguez y Adriano Espaillat citaron a una rueda de prensa el lunes con la clara intención de elogiar al NYPD y pedirles a sus compatriotas la cooperación con la investigación. Ese llamado dejó claro que ni el edil, ni el senador estatal habían leído el pliego acusatorio y prestado muy poca atención al show del dueño del circo y el domador de leones, el comisionado Ray Kelly. Rodríguez y Espaillat procedieron como súper dominicanos – uniéndose a ellos el asambleísta Guillermo Linares – el tercer chiflado – y juntos elogiaron a la Policía por defendernos de un terrorista.

No consultaron con otros políticos electos dominicanos. Tampoco pensaron en Carmen Sosa, madre del acusado, que tuvo que enfrentarse solita a la hambrienta prensa. Para los tres chiflados era más importante ser percibidos como líderes en vez de serlo.

Bajofuego@eldiariony.com