Reserva Federal discute más medidas

Guía de Regalos

Washington/EFE – Algunos miembros del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal estadounidense pidieron a principios de noviembre nuevas medidas de flexibilización monetaria por las condiciones económicas actuales, informó ayer el banco central estadounidense.

Así se desprende de la publicación de las actas de la reunión mantenida por la Reserva Federal (Fed) los días 1 y 2 de noviembre en la que se decidió mantener la política monetaria sin cambio por nueve votos contra uno. “Unos pocos miembros indicaron que creen que las perspectivas económicas podrían justificar una política acomodaticia adicional”, indicó la Reserva Federal en el informe de la pasada reunión del Comité de Mercado Abierto.

En aquella reunión la entidad emisora revisó a la baja las perspectiva de crecimiento y empleo para la primera economía mundial, aunque no tomó nuevas medidas para inyectar liquidez ni modificó el tipo de interés de referencia, que sigue por debajo del cuarto de punto.

Los miembros presentes en la reunión de noviembre matizaron que cualquier medida expansiva sería más afectiva si se mejora la comunicación con los empresarios e inversores sobre las decisiones de la Reserva Federal y así se evita la incertidumbre.

Los analistas deducen de ello que la Fed esperará a que esa estrategia de comunicación mejore, antes de decidir una eventual nueva ronda de estímulo monetario.

En la reunión del pasado agosto la Reserva Federal dijo que planea mantener los tipos a corto plazo cercanos a cero hasta, al menos, mediados de 2013 y siempre que el crecimiento económico continúe siendo débil.

Algunos economistas creen, no obstante, que en su reunión del 13 de diciembre la Fed podría anunciar un plan de compra de valores hipotecarios que permitan una bajada de los intereses en el mercado inmobiliario, de capa caída desde la crisis de 2008.

En junio, la Reserva Federal ya anunció un programa de compra de bonos del tesoro por valor de 600.000 millones de dólares que inyectó liquidez al sistema, devaluó el dólar y fue muy criticado por las economías emergentes.