Niño culpable por grave agresión

MANHATTAN – Raymond Hernández, de 12 años, se declaró ayer culpable en la corte de familia de Manhattan de herir gravemente a una mujer el 30 de octubre, al lanzar un carrito por las escaleras del cuarto piso del centro comercial de la calle 127 en East Harlem.

Hernández, tal y como hizo el día 16 su cómplice Jeovanni Rosario, de 13, admitió el cargo de agresión en segundo grado frente a la juez Susan Larabee. “Lanzamos un carrito por las escaleras, sabía que había gente que podía ser herida y en efecto lo fueron”, declaró.

Su víctima, Marion Salmon Hedges, de 47, se encontraba con un hijo de casi la misma edad de los agresores. Ella resultó gravemente herida en la cabeza y pasará largo tiempo en rehabilitación sin garantías de plena recuperación.

La juez aceptó la admisión del acusado y le indicó que podría ser condenado a 18 meses en el centro juvenil donde se encuentra detenido e incluso hasta que cumpliera los 18 años.

Junto a Hernández estuvieron su abogado, Sandeep Kandahariy, una tía y un tío que dijeron cubrir la ausencia de sus padres. La ausencia paterna se justificó porque éste había comenzado un nuevo trabajo mientras que las razones por la ausencia materna no se especificaron.

Kandahariy solicitó se permitiera a Hernández pasar el Día de Acción de Gracias con su familia.

“Hasta que no tenga la información completa no voy a tomar una decisión, quiero entrevistar a ambos padres”, indicó la juez que dijo no tener claro quién se responsabilizaría de su custodia.

Entre la confusa situación familiar de Hernandez está que, en principio, se dijo vivía con su padre para posteriormente decir que poco antes del crimen había pasado a vivir con su madre. La tía indicó en corte que son una extensa familia que viven juntos, para después indicar que viven a un bloque de distancia y se ven todos los días.

El abogado defensor solicitó también libertad condicional para su defendido que señaló: “Se ha comportado extraordinariamente durante su encarcelamiento, ha aceptado la gravedad de sus acciones y no va a huir. Este es su primer delito y no tiene historial de abandonar su hogar”.

“Lo único que ha cambiado aquí es que ha admitido que lo que hizo causó lesiones graves y, con la información actual, pedimos que no se le otorgue la libertad bajo palabra”, solicitó la fiscalía.

“No digo que nunca vaya a darle la libertad, pero no tengo suficiente información para tomar una decisión”, informó la juez que fijó para el 7 de diciembre la próxima cita en corte, a la espera de entrevistar a los padres y tener los informes de los funcionarios de probatoria.

Tanto la familia como el abogado defensor rehusaron formular declaraciones.