Romney se mete en lío

WASHINGTON, D.C.- Tras el undécimo debate republicano, el líder en las primarias del partido, Mitt Romney, ha recibido fuego cruzado, por la postura que adoptó sobre inmigración. La más dura hasta el momento.

El martes el ex gobernador de Massachussets dijo que “legalizar a indocumentados es un imán para que más vengan al país”, luego de que el ex Presidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, abriera la puerta a otorgar residencia legal, pero no ciudadanía, a un grupo selecto entre los 12 millones de indocumentados viviendo en el país.

Romney incluso reiteró su postura ayer, en una conferencia de prensa, donde aseguró que “es un error que el partido republicano trate de distinguir personas que han venido ilegalmente, para que se les de amnistía y sean capaces de ir al principio de la fila, respecto a la gente que ha esperado para entrar legalmente”.

“Aquellos que han venido ilegalmente no debieran recibir ningún trato especial o derecho acelerado para convertirse en residentes permanentes o ciudadanos”, agregó.

Gingrich atacó a Romney ayer, a través de su cuenta de Twitter, mostrando cómo ha cambiado de posición. Puntualizó en particular el apoyo del candidato a la reforma migratoria Kennedy-McCain.

En el frente demócrata, la campaña del Presidente Barack Obama disparó fuerte. En las voces de los congresistas hispanos Charles González (D-TX) y Silvestre Reyes (D-TX), dejaron clara su postura sobre Romney e inmigración.

“Su cambio en este tema es preocupante. No es algo bueno si quieres ser el líder de la nación. Debes permanecer comprometido en encontrar soluciones” dijo González, quien además es presidente del Caucus Hispano.

“Su posición en reforma migratoria es mala para todo el país. No sirve a los intereses económicos de la nación. A pesar que se promociona como una persona de negocios”, enfatizó.

“Se ha situado sólo en el campo de deportaciones. Creo que hará lo que sea necesario para mantener su liderazgo en la primaria”, agregó.

Por su parte, organizaciones pro inmigrantes como Americas Voice también reaccionaron a la actitud de Romney. “Ahora sabemos finalmente la opinión de Mitt Romney en cuanto a una deportación masiva; ahora la comunidad latina lo sabe”, declaró el director ejecutivo Frank Sharry.