La vuelta del candidato

La selección de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) como candidato presidencial del Partido de la Revolución Democrática (PRD) para los comicios de 2012 destaca la madurez interna de la agrupación de izquierda y brinda una nueva oportunidad para el político tabasqueño.

La competencia por la candidatura partidaria entre López Obrador y el jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, fue resuelta con mucha eficiencia, dando este último un generoso paso al costado cuando pudo haber disputado el resultado de las encuestas que favorecían a su rival. El gesto habla bien del político -que todavía tiene el potencial para una larga carrera por delante- y de la agrupación.

Para López Obrador esta oportunidad es una revancha personal para llegar a Los Pinos y ser finalmente ese “presidente legítimo” de los mexicanos que tanto mencionó después de las elecciones controversiales que le dieron la primera magistratura al panista Felipe Calderón.

AMLO comienza el camino con una cuesta por superar. Según los sondeos es el candidato que cuenta con la opinión más negativa entre los votantes y en popularidad está por debajo del aspirante presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto.

Todavía falta mucho para la elección, en el PRI hay un favorito que no ha sido confirmado como candidato y el gobernante Partido de Acción Nacional (PAN) parece tener una disputada interna. Todo puede pasar.

López Obrador es en esta ocasión el candidato con la experiencia, aunque en este caso el rival a vencer es el PRI en vez del PAN. Está en manos de AMLO no caer en las trampas de la arrogancia ni del caudillaje mesiánico que en el proceso electoral pasado le hizo perder un respaldo que le habría llevado a la Presidencia.

Los desafíos que enfrenta hoy México son parecidos a los de 2006 en el aspecto económico-social, aunque la inseguridad pública y el poder del narcotráfico han copado la preocupación de todos los niveles sociales. Veremos cómo responden los mexicanos el próximo año al mensaje de López Obrador.

La Opinión/ImpreMedia