Queens renueva lucha contra el odio

Líderes comunitarios y electos prometen mano dura contra la intolerancia

NUEVA YORK – Como reacción ante los recientes crímenes de odio y actos vandálicos que han conmocionado a comunidades desde Whitestone hasta Rosedale y desde Ridgewood hasta Little Neck, en Queens, funcionarios electos y líderes comunitarios reiteraron ayer, en vísperas del Día de Acción de Gracias, su compromiso de esforzarse en asegurar que los vecindarios sirvan de modelos de tolerancia y aceptación.

Con tal fin, el grupo renovó y actualizó su compromiso con los ideales del “Flushing Remonstrance”, un documento de 354 años precursor de la Primera Enmienda de la constitución estadounidense y que es parte de la “historia de la tolerancia” en los lugares más diversos del país.

El Flushing Remonstrance fue una petición al líder colonial Peter Stuyvesant firmada por ciudadanos distinguidos de Queens, mediante la cual se protestaba contra la prohibición de prácticas religiosas distintas a las de la Iglesia Reformada Holandesa.

Ahora se adjuntó un nuevo y moderno lenguaje que es coherente con los ideales de tolerancia y aceptación del Remonstrance.

El fiscal distrital de Queens, Richard Brown, expresó que el crimen de odio –ya sea motivado por la orientación sexual, el género, la religión o la etnia–, “no va a ser tolerado en el condado de Queens”.

“Cuando, lamentablemente, se produzcan, serán condenados en los términos más enérgicos posibles y los responsables serán llevados ante la justicia a responder por sus acciones”, dijo el fiscal Brown.

El contralor estatal Thomas DiNapoli dijo que aceptar “nuestras diferencias y trabajar juntos para avanzar por un bien común, es esencial para la seguridad y prosperidad de las comunidades”.

“Igualmente importante es unirnos en contra de la intolerancia, ahora como en el pasado, porque simplemente es lo correcto que se debe hacer”, agregó el contralor.

El congresista Joe Crowley, quien preside el Partido Demócrata de Queens, dijo que el Flushing Remonstrance es importante hoy como lo fue en aquel entonces.

“Y reafirmando nuestro compromiso con él, estamos diciendo que el espíritu de dicho documento aún está vivo en Queens”, agregó Crowley.

El congresista Gary Ackerman dijo que Queens es el condado más diverso en Estados Unidos, donde sus residentes vienen de múltiples culturas y etnias, y practican prácticamente todas las religiones del planeta.

“Cuando el odio y los crímenes relacionados con éste aparecen en nuestras comunidades, es imperativo que hagamos conocer a todos los que cometen estos actos deplorables y vergonzosos que nunca serán aceptados”, dijo el congresista.

Uno de los más recientes casos de crimen de odio e intolerancia en Queens fue el de Franco Rodríguez, de 40 años y residente de Jackson Heights, acusado de pintar esvásticas en la biblioteca, la sinagoga y la iglesia de un barrio de Queens a principios de noviembre. Rodríguez enfrenta cuatro años de cárcel de ser hallado culpable.