Miles marchan contra feminicidios

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Tegucigalpa/EFE – Más de 1,500 mujeres han sido asesinadas en Honduras entre 2008 y 2011, informó ayer la fiscal especial de Mujer del Ministerio Público, Grissel Amaya.

Además, las denuncias al año sobre violencia doméstica que se reciben en el Ministerio Público superan las 20,000, subrayó Amaya en declaraciones a los periodistas con ocasión del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se conmemoró ayer.

El día ha sido conmemorado en Tegucigalpa con una manifestación de más de 200 mujeres que marcharon hasta el centro de la ciudad, frente a la sede del Parlamento, para exigir justicia y que cese la impunidad contra los que violan, asesinan y cometen otro tipo de hechos violentas contra las mujeres.

Amaya dijo además que solamente por violencia sexual, entre 2008 y 2011 las denuncias superan las 11.000.

Agregó que la situación actual de muchas mujeres hondureñas “es de alta vulnerabilidad porque no hay seguridad ni en el espacio familiar, ni en el espacio social”.

Cientos de mujeres salvadoreñas salieron a las calles en esta capital para denunciar 582 femicidios en lo que va de 2011 y para exigir el respeto a sus derechos humanos, al conmemorar ayer el Día Internacional contra la Violencia de Género.

Las manifestantes, aglutinadas en diversas organizaciones como Las Dignas y Las Melidas, ataviadas de blanco y morado pedían a través de megáfonos y pancartas mayores recursos para que las instituciones afines aumenten el trabajo favor de ellas.

Una de las dirigentes de Las Dignas, Maira Scott, denunció durante la marcha la violencia que se ejerce contra cientos mujeres en El Salvador, tanto en el hogar como en centros de trabajo y en la calle.

Miles de guatemaltecas salieron a las calles para exigir el cese de la violencia machista que en lo que va de este año se ha cobrado la vida de más de 650 mujeres, y que según las autoridades se reproduce debido a la cultura machista que impera en este país centroamericano.

Las manifestantes, entre las que destacaban estudiantes universitarias, indígenas, profesionales y activistas, conmemoraron el Día Internacional de la Eliminación de las Violencia contra la Mujer, y aprovecharon la efeméride para exigir al Estado impulsar políticas integrales que beneficien a las mujeres, quienes representan el 51 % de los 14,4 millones de habitantes.

El Gobierno de Brasil anunció ayer que habilitará un número telefónico para recibir denuncias de violencia de género de mujeres nacidas en el país pero que residan en Italia, España o Portugal con sus documentos en regla o como ilegales.

El servicio de la línea “Llame 180” será gratuito y estará a cargo de los consulados en esos tres países, escogidos para una primera fase del proyecto que luego será expandido a otras naciones europeas y a todo el continente americano.

“Las mujeres que están lejos se sienten más desamparadas, sin sus familias, muchas veces con la barrera del idioma, y precisan que el Estado brasileño les ofrezca la atención necesaria”, declaró al anunciar esta iniciativa la titular de la Secretaría de Políticas para Mujeres, Iriny Lopes.