Otro campeón en aprietos con la justicia

Managua/EFE – El campeón minimosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), el nicaragüense Román ‘Chocolatito’ González, fue acusado por su esposa, Raquel Doña, por presunta violencia doméstica, informaron ayer fuentes policiales.

En la denuncia, interpuesta el pasado jueves en la Comisaría de la Mujer de la Policía Nacional, la esposa del pugilista sostuvo que el ‘Chocolatito’ González la agredió primero verbalmente y luego físicamente, mientras ella cargaba al hijo de ambos, de tres meses de edad.

“Yo estaba con mi bebé de tres meses y con la niñera cuando empezó a ofenderme, luego me tomó del cuello y me tiró contra la pared. Empezó a quebrar las retrateras (portaretratos), los adornos, por lo que tuve que salir de la casa con mi hijo y la muchacha que me ayuda”, indica la mujer, de 23 años, en la denuncia.

La Comisaría de la Mujer intentó mediar entre ambos, sin éxito.

El ‘Chocolatito’ González no ha ofrecido su versión sobre esos hechos; sin embargo, la prensa local dice que el pugilista pudo haber reaccionado de esa forma ante una supuesta infidelidad de su esposa, lo que ésta niega.

González, de 24 años, noqueó al mexicano Omar ‘Lobito’ Soto, en su debut en los cuadriláteros de Estados Unidos el pasado 1 de octubre, reteniendo el título mundial de las 108 libras (48,99 kilos) de la AMB.

El ‘Chocolatito’ González es uno de los mejores púgiles del mundo dentro del los pesos pequeños y marcha invicto con un récord de 30-0, con 25 nocauts.

Hace dos años, el fallecido ex tricampeón mundial de boxeo, el también nicaragüense Alexis Argüello, criticó al ‘Chocolatito’ por distanciarse del gimnasio y andar en malas compañías.

“Él (González) cree que ya es el rey del mundo. Ese es un error que está cometiendo”, dijo Argüello, entonces alcalde de Managua y quien vaticinó que el ‘Chocolatito’ sería mejor que él.

En marzo del 2009 un juez de Managua dictó restricción migratoria contra González, por negarse a cumplir una sentencia de pensión alimenticia a favor de su hija mayor, de siete años.

Un juez de Managua ordenó al ‘Chocolatito’ pagar el 25% de sus ingresos a favor de la niña, a quien procreó con la joven Martha Anduray Barberena, su ex cónyuge, que luego fijó en 10.000 córdobas mensuales (unos 437 dólares).