Se reúne con su familia ex rehén de las FARC

BOGOTA/AP-EFE – Con una curación en su mejilla izquierda, producto de una lesión por esquirlas de granada, el sargento de la policía Luis Alberto Erazo arribó ayer a Bogotá para reencontrarse con su familia tras permanecer casi 12 años en poder de las FARC.

El uniformado, sobreviviente de un combate que sostuvo el sábado esa guerrilla con el Ejército, fue recibido por jefes policiales al descender de una avioneta de esa institución.

Al bajar de la aeronave, Erazo hizo la señal de la victoria para saludar a quienes lo esperaban pero no dio declaraciones a la prensa.

El sobreviviente subió directamente a una ambulancia, en la misma pista del aeropuerto, y fue trasladado al Hospital General de la Policía para recibir atención médica y reencontrarse con sus familiares, entre ellos sus dos hijas adolescentes.

En la clínica, el sargento Erazo recibió una visita privada del presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

Erazo, de 48 años, fue encontrado con vida el sábado en la tarde por el Ejército en una región rural del municipio de Solano, en el departamento de Caquetá, unos 418 kilómetros al suroeste de Bogotá.

En la misma zona el Ejército había chocado más temprano con unidades de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y luego hallado los cadáveres de otros tres policías y un militar retenidos por las FARC desde fines de la década de los noventa.

El sargento Erazo había caído en manos del grupo guerrillero en 1999 en Curillo, población de Caquetá.

Entre los uniformados cautivos por las FARC, junto con Erazo, estaba el intendente de la policía Alvaro Moreno, de 36 años, cuyo cadáver fue encontrado el sábado.

Los militares también hallaron los cuerpos del coronel de la policía Edgar Duarte, el mayor de la policía Elkin Hernández y el sargento mayor del ejército José Libio Martínez.

Mientras, los trámites forenses y de custodia de los cuerpos de los cuatro ejecutados retrasaron su traslado hacia Bogotá, lo que se esperaba que ocurriera pasado el mediodía local, dijeron a Efe fuentes oficiales.

Una fuente de la Policía Nacional señaló que en el departamento de Caquetá se siguen adelantando las “labores de legalización de los cuerpos y de custodia con la Fiscalía”.

Por otro lado, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció una intensa agenda de trabajo durante la visita que hará hoy su homólogo, Juan Manuel Santos, a Caracas, con el que conversará sobre temas “álgidos”, según dijo, como la guerrilla, el narcotráfico, la economía y los posibles complots contra su país.

Chávez volvió a salir al paso de las acusaciones sobre la presunta permisividad del Gobierno venezolano con las tropas de las guerrillas colombianas en su territorio.

“Nosotros no apoyamos ni permitimos aquí la presencia de ningún grupo, llámese como se llame, armado de ningún país”, dijo Chávez.

“Estamos permanentemente velando por nuestra soberanía, cada quien que cumpla con su responsabilidad y es muy importante que en base a ese respeto, a ese reconocimiento, construyamos de nuevo las relaciones que fueron desmoronadas por el Gobierno anterior” de Colombia, agregó, en alusión al mandato de Álvaro Uribe (2002-2010).