Buscan mejorar viviendas en Houston

El gobierno federal y la ciudad de Houston firmaron un convenio para rehabilitar viviendas, entre ellas muchas dañadas por Ike que aún esperan ser reparadas

El huracán Ike dejó miles de casas dañadas en diferentes barrios de la ciudad. Muchas personas recibieron ayuda para componer sus viviendas, pero tres años después del paso devastador de Ike aún quedan residentes que siguen esperando ayuda financiera para reparar sus hogares.

En el barrio Independence Heights, al norte de la ciudad, las huellas de Ike no se han borrado del todo. Las lonas azules, que se usaron para proteger las casas mientras que sus dueños tramitaban con FEMA y otras entidades federales los fondos necesarios para reparar los daños, aun siguen tendidas sobre los techos.

En este barrio hay casos severos, como el de Robbie McNeil. Esta mujer le contó a RUMBO que la ayuda para arreglar su casa se ha ido atrasando y que muy pronto podría terminar en la calle porque su casa ya se ha dañado al grado de que no puede seguir viviendo en ella.

Hace dos semanas murió su hijo y tuvo que regresar a quedarse en la casa dañada por Ike porque no ha podido conseguir trabajo y no tiene otro lugar donde vivir.

No todos los casos de las personas que se encuentran con dificultades de vivienda son tan severos como el de McNeil pero hay muchas otras familias que siguen batallando por los daños que les dejó Ike, por la falta de recursos para mantenerse en una casa y por la carencia de programas que apoyen a familias de bajos recursos a encontrar vivienda.

Con la intención de solucionar estos problemas, la secretaria asistente de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos, Mercedes Márquez, estuvo en Houston el martes 29 de noviembre para firmar un convenio con la alcaldesa Annise Parker.

El acuerdo tiene el propósito de conjuntar diferentes organizaciones a nivel federal y local para poder ayudar de forma más efectiva a las personas que están teniendo dificultades de vivienda, incluyendo esas que siguen esperando las ayudas del gobierno después de Ike.

“Houston será como un experimento para nosotros y queremos que nos salga bien este convenio para poder aplicarlo en otras ciudades y poder ayudar a comunidades alrededor del país a mejorar sus temas de vivienda”, dijo Márquez.

Parker y Márquez con su convenio esperan poder revitalizar en la Ciudad Espacial vecindarios olvidados, ayudar a la comunidad creciente de indigentes en la ciudad y producir más viviendas asequibles a familias de bajos recursos.

“Con este esfuerzo queremos que se involucre el sector privado, las agencias federales, los líderes de vecindarios y todos los funcionarios del gobierno local porque no queremos que solamente se trate de conseguir viviendas para familias sino que los proyectos se complementen con la creación de empleos y verdadera revitalización que se sostenga por mucho tiempo”, comentó Parker.

El primer paso de este convenio es que se instalen varios representantes de diferentes agencias federales en Houston para analizar los retos que tiene la ciudad y trabajar con entidades locales para buscar las mejores soluciones.