Obtener retornos atractivos

Ante la complicada situación económica en todo el mundo, pensamos cómo fue posible que nuestros conocimientos financieros no nos salvaran de haber llegado al punto donde estamos hoy. Quizás nadie pueda hacer nada y haya que dejar que sea la propia economía, con un dirección lógica y sensata, la que tome su buen camino, tras 30 años de acumular una dependencia del gasto excesivo de combustible, endeudamiento masivo y la mala utilización de nuestros más preciados recursos naturales y económicos (pensando que el dinero crecía en los árboles, en vez de ahorrar para impulsar la inversión).

En el terreno de la economía se supone que son inevitables los ciclos del mercado, y luego de épocas de gran auge él mismo provoca eras de gran baja para equilibrarse. Tal vez todo lo que ha hecho Washington por prevenir la situación actual con estímulos, créditos y programas de ayuda era inevitable que fallara, pues quién sabe si por necesidad estamos entrando en un período de varios años de crecimiento económico lento, desempleo y un sector privado débil y endeudado.

Sin embargo, el hecho de la llegada de esa nueva etapa así descrita no significa que los mercados de acciones tengan que languidecer en el futuro próximo. Las corporaciones han tenido un par de años de ganancias fuertes debido a la rebaja de costos y las tecnologías eficientes implantadas. Las ganancias de MSCI World, por ejemplo, crecieron alrededor de un 4% al año durante los últimos tres años, gracias sobre todo al desarrollo de economías extranjeras a donde exporta. Esto significa que un inversionista que sepa escoger bien siempre puede tener en su portafolio compañías ganadoras.

Por otra parte en un período de bajo crecimiento los intereses permanecen reducidos, y como el retorno en los bonos es bajo o hasta negativo, se hace necesario concentrarse en buscar acciones que paguen dividendos aceptables. MSCI World ofrece ahora un dividendo de 2.9%, el cual se compara favorablemente al que ofrece el Tesoro a 10 años, de un 2%. Y los mercados emergentes están brindando dividendos de hasta alrededor de un 3.3% en la actualidad.

Si se realiza una selección cuidadosa de los valores del mercado que integrarán un portafolio, el inversionista común puede obtener retornos atractivos -si mantiene cuidado de la gran volatilidad que parece ser una característica del presente- durante el probable período de lento crecimiento económico que parece inevitable.