Sí es posible que un país quiebre

Sigue a El Diario NY en Facebook

El primer ministro francés, François Fillon, insistió en la idea de que “la quiebra de un país es posible”, razón por la que el lunes anunció el segundo plan de ajuste en tres meses.

Estimó, sin embargo, que dichos sacrificios “no tienen nada que ver” con las medidas del nuevo plan de ajuste presupuestario francés, con el que se aspira a ahorrar 100,000 millones de euros en cinco años, manteniendo el objetivo de reducción del déficit público, ante la bajada de las previsiones de crecimiento económico.

Preguntado por la medida de gran carga simbólica de congelar el sueldo del presidente y de los ministros, algo que deseó se apliquen los parlamentarios y los grandes patronos del sector privado, Fillon subrayó que será así hasta que las cuentas del país lleguen al equilibrio.