Un plan para salvar tu hogar

El gobierno de Estados Unidos, por boca del presidente Obama, anunció hace poco la renovación del programa HARP (‘Programa de Refinanciación Accesible de Vivienda’), que ayudará a los propietarios de viviendas que tengan grandes deudas debido a la crisis de bienes raíces y que tengan hipotecas respaldadas por las firmas hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac, mediante un sistema de refinanciación con intereses muy bajos, por medio de la Agencia Federal de Finanzas de Vivienda.

HARP dará específicamente beneficios a los prestatarios que puedan no ser elegibles para refinanciamiento tradicional debido a la pérdida del valor de su vivienda, o porque tienen poco (o ningún) capital acumulado en su vivienda. Se eliminará el límite que prohibía a los deudores cuyas hipotecas excedieran el 125% del valor de sus propiedades de participar y se adoptarán medidas para persuadir a los propietarios a optar por préstamos de corto plazo y alentar a más bancos a participar.