Hugo Chávez enfrenta un nuevo reto

Venezuela es sede de cumbre internacional con un 'nuevo' presidente

Hugo Chávez enfrenta un nuevo reto
El presidente venezolano, Hugo Chávez (d), recibe a su homóloga argentina, Cristina Fernández (i), en el Palacio de Miraflores en Caracas (Venezuela).
Foto: EFE

Caracas/EFE – El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se enfrenta a su primer gran evento internacional después de haber sido operado de cáncer hace cinco meses como anfitrión de la cumbre que reunirá en Caracas hoy y mañana a los gobernantes de América Latina y el Caribe.

Según analistas, la cumbre supone un reto “importante” para Chávez en términos físicos y de renovación de imagen, y puede convertirse en una “gran oportunidad” para recuperar protagonismo regional en un año en el que su agitada agenda se vio disminuida.

“Es el escenario ideal para mostrar el nuevo Chávez y, sobre todo, el Chávez estadista que, producto de todo lo que ha pasado este año, retorna con una visión distinta de él, del país, de la sociedad venezolana y del mundo”, dijo el director de la encuestadora GIS XXI y exministro chavista, Jesse Chacón.

Para el analista, que fue ministro de Ciencia y Tecnología hasta fin de 2009, Chávez está cerrando el año con “el acto internacional más importante” de sus doce años de Gobierno.

El mandatario de 57 años, que afirma estar repuesto del cáncer, ve realizado con esta cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) su mayor sueño- “retomar el pensamiento de Bolívar de una sola nación latinoamericana y caribeña”, señaló. Y es que la Celac, que excluye a Estados Unidos y a Canadá, no solo ha sido largamente impulsada por el gobernante venezolano, sino que su nacimiento se ha visto completamente condicionado por la figura de Chávez.

Prevista para celebrarse en la Isla de Margarita el pasado 5 de julio, la cumbre fue suspendida cinco días antes de su inauguración por su enfermedad, obligando a rehacer la agenda de los gobernantes de los otros 32 países.

Eso se hizo muy a pesar de Chávez quien ha contado en varias ocasiones que estaba resuelto a celebrar esta cumbre pese a los fuertes dolores que sentía desde hacía tiempo y que fue su “médico superior”, el líder cubano Fidel Castro, quien se lo impidió.