Más de 4,000 muertos en Siria

Más de 4,000 muertos en Siria
Georgina Mtanious al-Jammal, la madre de Sari Saud, un niño cristiano de 9 años que fue asesinado a tiros en la ciudad de Homs.
Foto: AP

BEIRUT/AP – Ya hay más de 4,000 muertos por la represión del régimen sirio a una sublevación popular y los líderes del país deberían ser juzgados por crímenes contra la humanidad, denunció ayer la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos.

Navi Pillay dijo que hay un estado de guerra civil en el país, ahora que un número creciente de desertores del ejército toma las armas contra el régimen.

Pillay emitió sus duras críticas en momentos en que el presidente Bashar Assad enfrenta cada vez más presión interna y del extranjero. Pero no ha dado indicios de flexibilizar su posición.

“Estamos colocando esa cifra en 4.000, pero realmente la información que nos está llegando es que es muy superior”, dijo Pillay a periodistas en Ginebra.

Por su parte, la Unión Europea impuso nuevas sanciones ayer a Damasco, y la oposición siria convocó a una huelga general en un incremento de los esfuerzos por convencer a los empresarios a que abandonen sus vínculos con el régimen.

Una serie de sanciones económicas implementadas por la Liga Arabe, Turquía y la UE están causando estragos en la debilitada economía de Siria, una peligrosa situación para el gobierno en Damasco. Desde hace tiempo, los empresarios sirios han canjeado libertades políticas por privilegios económicos en el país, donde las prósperas clases mercantiles son cruciales para apuntalar al régimen. Pero las sanciones, junto con crecientes exhortaciones a huelgas, podrían debilitar su determinación.

Las nuevas sanciones de la UE están dirigidas a 12 personas y 11 compañías, y se agregan a una larga lista de otras a las que ya había sancionado. La lista completa de los nombres no será dada a conocer hasta que la UE los publique el viernes en su periódico oficial.

El bloque de 27 países también impuso algunas sanciones a Irán, aliado sirio, después de que una multitud atacó esta semana la embajada británica en Teherán.

El canciller británico William Hague acusó a Irán de respaldar la represión orquestada por Assad, y dijo que “hay un vínculo entre lo que está pasando en Irán y lo que está ocurriendo en Siria”.

Los habitantes en las dos ciudades más importantes de Siria en cuestión económica -la capital Damasco, y la urbe norteña de Alepo- reportaron que los negocios operaban normalmente el jueves.

Pero en la ciudad de Homs, uno de los puntos más álgidos de la sublevación, un residente dijo que la mayor parte de las tiendas habían cerrado, excepto por las que venden alimentos.