Senadores cubanos en posiciones contrarias

Bob Menéndez apoya nombramiento de Aponte y Marco Rubio se opone

Senadores cubanos en posiciones contrarias
Foto: archivo

NUEVA YORK – Los dos senadores hispanos en el Senado federal -quienes comparten la misma posición sobre la política de Obama hacia Cuba- se han desligado por una mujer.

La abogada puertorriqueña Mari Carmen Aponte fue nominada por el presidente Barack Obama para servir como Embajadora de El Salvador. Mientras que el senador Robert Menéndez, demócrata de Nueva Jersey, la ha apoyado a cada paso, el senador Marco Rubio, republicano de Florida, declaró su oposición al nombramiento esta semana. “Han tomado caminos distintos”, afirmó el portavoz de Rubio, Alex Burgos.

El Comité de Relaciones Exteriores del Senado votó para ratificar la posición de Aponte esta semana, y ahora la nominación debe votarse en el pleno del Senado, que podría culminar su periodo legislativo en las próximas tres semanas. Si el nombramiento no recibe el apoyo de 60 senadores, Aponte tendrá que abandonar su posición en San Salvador.

En otros asuntos, los senadores Menéndez y Rubio tienen mucho en común. Actualmente son los únicos hispanos en el Senado de Estados Unidos y los dos son hijos de inmigrantes cubanos. “Ellos comparten casi la misma posición cuando se trata de la política hacia Cuba”, manifestó Burgos, el portavoz de Rubio. “Han alzado la voz sobre el rehén americano que está preso en Cuba, y están unidos en sus esfuerzos contra premiar el régimen [cubano] expandiendo el turismo [a la isla]”, explicó Burgos.

Sin embargo, Rubio se opuso a la confirmación de Aponte el martes – además de la de Roberta Jacobson, como secretaria de Estado adjunta para el Hemisferio Occidental y de Adam Namm como embajador en Ecuador. En una carta difundida a los medios, Rubio explicó que no estaba de acuerdo con la política de Obama en América Latina que estos candidatos tendrían que imponer en la región. Según Rubio, ésta se ha caracterizado por “el apaciguamiento, la debilidad y la enajenación de nuestros aliados”.

El senador Rubio ha sido mencionado como un posible candidato a la vicepresidencia por el Partido Republicano.

Bajo las reglas del Senado, un senador puede bloquear las votaciones sobre candidatos. Rubio no afirmó que bloquearía a los tres candidatos, pero dijo en el comunicado que “[yo] reservo mi derecho de bloquear o de votar en contra de otros futuros nominados para el Hemisferio Occidental hasta que la administración tome medidas significativas para cambiar sus políticas”.

El senador Menéndez acusó a los republicanos de montar obstáculos a la confirmación de Aponte “con motivos poco transparentes”. Además de Rubio, Aponte ha enfrentado fuerte oposición del senador Jim DeMint, republicano de Carolina del Sur, quien manifestó su inquietud con las opiniones expresadas por Aponte en un artículo de opinión publicado en El Salvador sobre los derechos homosexuales. DeMint también resucitó alegaciones de que Aponte tuvo una relación romántica con un miembro de los servicios de inteligencia cubana, las cuales fueron descartadas por el FBI.

Según expertos, el hecho de que Rubio haya retirado su apoyo a la candidata hispana le hará difícil obtener los votos necesarios de los republicanos; la posición tiene que ser ratificada por 60 votos para que Aponte siga en su curul.

“La estrategia es intentar alcanzar y presionar a los republicanos para llegar a los 60 votos”, explicó Angelo Falcón, presidente del Instituto Nacional por la Política Latina. “Si Rubio la hubiera apoyado, sería mucho más fácil conseguir el apoyo de otros republicanos. Ahora será una batalla cuesta arriba”, anotó el analista.