Presionan a Cuba para que libere a estadounidense

WASHINGTON – El Gobierno de EE.UU. y líderes de la sociedad civil renovaron ayer sus presiones por la liberación “inmediata” del subcontratista estadounidense Alan Gross, en la víspera del segundo aniversario de su encarcelamiento en Cuba.

Durante su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, pidió la “inmediata” liberación de Alan Gross y expresó la solidaridad de EE.UU. con éste, su familia y amigos,”que han sufrido tremendamente este calvario”.

“Ya es hora de que el señor Gross regrese a casa con su familia, donde pertenece. Las autoridades cubanas no han logrado usar al señor Gross como una prenda para sus propios fines”, señaló.

“Tienen que acatar el llamado de su familia y amigos, de la comunidad internacional y de EE.UU. para liberar inmediatamente al señor Gross”, enfatizó Carney.

En declaraciones similares se pronunciaron el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, y, en un vídeo grabado en español, el secretario de Estado adjunto interino para la comunicación pública, Mike Hammer.

Gross, de 62 años, fue detenido en Cuba el 3 de diciembre de 2009 y condenado en marzo pasado a 15 años de cárcel, acusado de participar en planes subversivos contra el Estado por distribuir tecnología de comunicaciones en la comunidad judía de la isla.

En el momento de su arresto, Gross, oriundo de Baltimore (Maryland), trabajaba para “Development Alternatives” (DAI), una empresa subcontratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (Usaid, por su sigla en inglés).

Su esposa, Judy, y su madre, Evelyn, han suplicado esta semana al Gobierno de La Habana que lo libere de la prisión Carlos Finlay, porque Alan padece de varios problemas médicos y ha perdido 45 kilos, y consideran que la sentencia es demasiado severa.

La ausencia de Gross se añade a las penurias de su familia- Evelyn, de 89 años, tiene cáncer inoperable en ambos pulmones; una hija de Alan fue recientemente operada de cáncer de seno, y Judy vendió su casa y se ha trasladado a un apartamento porque, como dijo en una entrevista con Efe esta semana, “el dinero no alcanza”.

?>