Reservado el drama para hoy

No hubo enfrentamiento verbal ni físico entre los dos contendientes ayer en el pesaje
Reservado el drama para hoy
Con absoluta seriedad se mostró Miguel Cotto ayer al acudir a su compromiso con la báscula. El campeón superwelter de la AMB pesó 152 libras y un cuarto, inferior al máximo de 153 libras acordadas para el combate.
Foto: AP / Mary Altaffer

NUEVA YORK – Se acabaron los insultos y las acusaciones. Miguel Angel Cotto y Antonio Margarito resolverán sus diferencias con los puños esta noche.

Ayer, durante la ceremonia de pesaje en el teatro del Madison Square Garden, no hubo drama. No hubo enfrentamiento verbal ni físico entre los dos contendientes por el título mundial superwelter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), en poder de Cotto.

Tampoco hubo problemas en la báscula: el campeón boricua pesó 152.25 libras, y el retador mexicano 152.50. El máximo de la categoría es 154 libras, aunque los rivales habían pactado un peso límite de 153 para este combate.

Lo más destacado fue el apoyo de los aficionados a sus boxeadores. Como se espera ocurra esta noche en la ‘Meca del Boxeo’, los partidarios de Cotto fueron mayoría ayer en el teatro del Madison Square Garden. Pero ‘El Tornado de Tijuana’ también tuvo a sus fans avivándolo, y él respondió con una amplia sonrisa, mientras que el boricua levantó el pulgar, en señal de triunfo.

Cotto (36-2, 29 KOs) subirá esta noche al cuadrilátero con ‘la sangre en el ojo’, con la idea de vengar la derrota que sufrió a manos de Margarito durante su primer enfrentamiento, en julio del 2008 en Las Vegas. Sobre todo, porque está convencido de que el púgil tijuanense le arrebató el título mundial welter de la AMB y le quitó el invicto de su carrera profesional, con trampa.

La sospecha de que fue víctima del ‘Tornado de Tijuana’ hizo mella en el ‘Orgullo de Caguas’ después de que a Margarito le descubrieron una substancia parecida al yeso en el vendaje, previo a su pelea con el estadounidense Shane Mosley, en enero del 2009. El ex campeón mexicano siempre ha negado que estuviera al tanto de lo que hacía su entonces entrenador, Javier Capetillo, pero no logró convencer a la Comisión Atlética de California, que le castigó con un año de suspensión, y al veterano entrenador lo vetó de por vida.

Si Margarito hizo o no trampa durante su victoria por nocaut en el decimoprimero asalto, quedará en la duda, dado que la ‘evidencia’ presentada por Cotto durante la promoción de la revancha –una fotografía de la venda resquebrajada en la mano izquierda del mexicano– ha contribuido a cuestionar la legitimidad del resultado, pero no es definitiva.

Cotto arriesga hoy por segunda ocasión su cetro ante Margarito (38-7-1, 27 KOs) y confía en que saldrá triunfador gracias a la preparación a cargo de su nuevo entrenador, el cubano Pedro Luis Díaz Benítez.

Durante la promoción de la revancha (que tuvo lugar en Puerto Rico, Nueva York, ciudad México y Los Angeles, en cuatro días), el puertorriqueño prometió vengar la primera derrota ante ‘El Tornado de Tijuana’, quien tiene ahora en su esquina a Robert García.

Lo que los aficionados esperan es otra verdadera batalla, clásica entre peleadores mexicanos y puertorriqueños, como en la primera vez que se enfrentaron los dos.

Con los 20,000 boletos agotados para presenciar el duelo en la ‘Meca del Boxeo’, Cotto vuelve a hacer historia, al ratificarse como el boxeador más taquillero en Nueva York, que el boricua considera su segunda casa.

Se agotaron las acusaciones y discursos agresivos; esta noche hablarán los puños ante un lleno total en el Garden y con millones de aficionados mirando por televisión a sus boxeadores.

La cartelera, promocionada por Top Rank, será televisada en directo por la cadena HBO, a través del sistema pago por ver (pay per view), desde las 9:00 p.m.