Martha Gómez: 10 años decorando fiestas

Nueva York/EDLP – La región donde nació Martha Gómez forma parte de la sabana de Bogotá y es conocida por la hermosura de sus rosas, claveles, lirios y orquídeas. Allí se produce el 86% de las flores de exportación de Colombia.

Quizás no es casualidad que a los 15 años, Gómez haya aprendido los secretos de la floricultura y las técnicas para diseñar arreglos florales. Y por cuestión del destino, años más tarde este conocimiento adquirido sería la llave con que abriría la puerta laboral para poder sobrevivir en un país lejos de su patria.

Aunque nunca pensó en ganarse la vida como diseñadora de flores, la bogotana Gómez lleva diez años trabajando en una floristería y decorando fiestas privadas en Nueva York.

¿Cuál fue el primer contacto con el arte de las flores?

En la secundaria, nos daban una materia vocacional sobre la floricultura, nos enseñaron todo, desde el cultivo de las flores y hasta hacer arreglos florales.

¿Le gustaba la materia?

No. Las clases me parecían aburridas pero tenía que pasar la materia. Las religiosas tenían pequeños cultivos y parcelas de flores. Los sábados nos llevaban de excursión a conocer las grandes producciones de flores para que repasáramos lo que habíamos aprendido durante la semana.

¿Qué profesión estudió?

Comencé a estudiar programación de sistema pero no terminé porque me casé, después tuve a mi primer hijo, luego a mi niña y me dediqué por completo al hogar.

¿Entonces las flores quedaron en el olvido?

No. Con las flores que me traían mi esposo, mi familia y mis amigos, practicaba lo que había aprendido haciendo arreglos florales. También réplicas de los modelos de arreglos que me gustaban de la revistas. Mi casa siempre estaba decorada con flores.

¿Había trabajado como diseñadora de flores en su país?

No, trabajé como consejera facial. Cuando llegué aquí, pensé en seguir esa misma línea pero me desilusioné porque no podía hacer demostraciones ni muchos menos untar alguna crema ya que si la persona resultaba alérgica a los productos quizás iba a tener problemas judiciales. Conseguí trabajo en el aeropuerto empacando audífonos, pero después me quedé sin trabajo.

¿Cuándo empezó a trabajar en el campo de la floristería?

No sabía a qué dedicarme y resulta que el súper del edificio tenía un amigo que trabajaba en una fábrica de ramos de flores al por mayor, él me recomendó, allí empecé como operaria. Limpiaba las flores y las colocaba en unos conos pero un día de Acción de Gracias, una persona se enfermó y necesitaban alguien que supiera hacer arreglos florales.

¿Ese día se inició como diseñadora de flores?

Sí, desde entonces trabajo como diseñadora de flores. Empecé a hacer canastas, adornos y ramos de flores. Luego la fábrica se fue de Nueva York. Más tarde conseguí trabajo en una floristería de lujo como diseñadora y ahora trabajo en una conocida tienda de flores.

¿Usted decora eventos y fiestas privadas?

Sí. Hago adornos y arreglos con flores naturales para toda ocasión. También decoro fiestas de cumpleaños, matrimonios, “sweet sixteen” en casas privadas, salones de eventos o hoteles. Y de todos los presupuestos.

¿Es costosa la decoración de una fiesta con flores?

Todo depende de cuanto la persona quiere gastar en materiales. Hace poco me llamaron para ayudar a decorar un salón en un hotel lujoso de una boda y se gastaron unos $60 mil. He decorado fiestas donde el cliente ha gastado menos de $500 en flores.