Múltiple asesinato fue planeado

BAYONNE, NJ – El contenido de una nota que dejó en su auto el hombre que mató a tres personas -incluyendo un menor de 14 meses, el lunes por la noche- y luego se suicidó, hace pensar a las autoridades que el crimen fue planeado.

El fiscal del condado Hudson, Edward DeFazio, dijo que en el automóvil de Adepso Collado, de 28 -estacionado cerca de la vivienda donde ocurrió la sangrienta masacre- fue encontrada una nota de más de una hoja escrita a mano que revelaba ciertos detalles del hecho.

“En la nota no se detallan los nombres de ninguna de las personas involucradas en este lamentable hecho, pero es claro cómo la separación e inminente divorcio, tenían a este hombre fuera de sí” dijo el fiscal. “La nota sugiere que al arribar a la casa, Collado planeaba asesinar a todas las personas que encontrara al alcance de su arma” sostuvo el funcionario.

Según DeFazio, Collado entró a la vivienda de la avenida A con un arma semiautomática calibre 45 y que luego de una acalorada discusión con su esposa, Kenia Collado, de 26 -de la que estaba separado desde comienzos de año- y José Guzmán, de 31 y actual novio de Kenia -que se encontraba en la vivienda con el hijo que este tenía con otra mujer, Matthew de 14 meses- procedió a dispararles.

“Collado le disparó primero a Guzmán en la cabeza y luego al pequeño, que estaba en sus brazos”, dijo el fiscal. Confirmó, además, que seguidamente le disparó a una mujer que cuidaba a las hijas de Kenia, hiriéndola en un brazo y ésta alcanzó a huir hacia la calle en donde fue asistida por los vecinos.

Luego, siguiendo la descripción del fiscal, el hombre persiguió a Kenia hasta uno de los dormitorios y le disparó varias veces en la cabeza.

Finalmente, Collado, de profesión enfermero, se dirigió al sótano donde estaban dos de las tres hijas que había procreado con Kenia -durante los nueve años que estuvieron casados- a quienes alcanzó a preguntar “si querían ir al cielo”, dijo el fiscal.

DeFazio explicó que la nota dejaría entrever que las dos hijas de la pareja estuvieron al borde de la muerte, pero que el arribo de la policía a la vivienda, habría acelerado la decisión de Collado de quitarse la vida, lo que le impidió terminar de cometer la matanza que aparentemente tenía planeado realizar, para lo cual iba equipado con el arma mencionada y otros tres cargadores de repuesto.

Las niñas, de seis y ocho años de edad, fueron entregadas a un familiar de la madre, mientras que la otra menor –también hija de los Collado de 18 meses- había viajado con la madre de Kenia a República Dominicana para pasar las festividades. Se conoció que la mujer con su nieta retornaron ayer al país.

Guzmán vivía en Ridgefield Park con su esposa, de la que no se reveló el nombre, y aparentemente llevaba una doble vida, según aseguró uno de los vecinos de la vivienda, pero esta versión no pudo ser confirmada oficialmente. Kenia y su familia emigraron de República Dominicana hace 10 años.