‘No me querían allí’, Reyes

‘No me querían allí’, Reyes
José Reyes al ser presentado ayer como nuevo jugador de los Marlins de Miami.
Foto: AP / LM Otero

DALLAS – José Reyes se dejó seducir por el cariño de los Marlins de Miami. Y, por supuesto, el dinero.

Cuando abrió el mercado de agentes libres el mes pasado, los Marlins quisieron reunirse de inmediato con el estelar torpedero dominicano.

Así que el dueño del equipo, Jeffrey Loria, y su mano derecha Larry Beinfest coordinaron una reunión con Reyes y su representantes en un bar en el famoso hotel The Carlyle de Nueva York.

“A las 12:01 (de la madrugada). Esos tipos están locos”, recordó Reyes ayer, cuando se completó su fichaje por seis años y 106 millones de dólares. “Me demostraron mucho cariño”.

Reyes se fue del equipo que lo contrató cuando tenía 16 años y aceptó una oferta que le paga 10 millones de dólares en cada una de las dos próximas campañas, 16 millones en 2014 y 22 millones en cada uno de los tres últimos años.

Miami tiene una opción por 22 millones para 2018, con una cláusula de rescisión por cuatro millones, que elevaría el total del acuerdo a 124 millones.

Los Mets, metidos en serios problemas económicos y luego de tres temporadas al hilo con más derrotas que victorias, nunca le presentaron una oferta oficial al campeón de bateo de la Liga Nacional.

“No me presentaron una oferta real, así que eso significa que no me querían allí”, señaló Reyes. “Tengo que pasar la página”.

Tras canjear al taponero venezolano Francisco Rodríguez y al jardinero puertorriqueño Carlos Beltrán, las estrellas están esfumándose del camerino del Citi Field con la misma velocidad que desaparecen los fanáticos de las gradas.

Reyes parecía resentido porque los Mets no hicieron muchos esfuerzos por retenerlo.

“Si me preguntan si debí haberle mandado una caja de chocolates, quizás debí hacerlo”, comentó el gerente general de los Mets, Sandy Alderson. “Pero la caja de chocolates no hubiese costado 106 millones”.

Reyes se puso la gorra con el logotipo rediseñado de los Marlins sobre sus larga cabellera en trenzas, las que tendrá que cortarse por políticas del equipo que cambió su nombre de Florida a Miami.

“Tenemos reglas, y todos tienen que cumplirlas”, señaló Loria.

El campocorto de 28 años bateó .337 y fue líder de la Nacional con 16 triples en 2011. También se robó 39 bases.

Reyes se ha visto afectado por lesiones en las corvas que han impedido que juegue más de 133 partidos en las tres últimas temporadas.

Ahora llega a un equipo que abrió la chequera y quiere fichar al jugador más codiciado de la agencia libre, Albert Pujols.

“Es una situación perfecta en Miami”, indicó Reyes. “Tenemos mucho talento y el estadio nuevo, el clima (cálido), está cerca de la (República) Dominicana, hay muchos hispanos, así que creo que me gustará y lo disfrutaré”.

Su llegada significa que el estelar torpedero dominicano Hanley Ramírez tendrá que mudarse a la tercera base. Loria dijo que ya habló con Ramírez.

“Fue una conversación positiva. Será parte del equipo”, dijo.