Más gente textea cuando va manejando

WASHINGTON – El número de personas que envían mensajes de texto mientras conducen aumentó en un 50% el año pasado a pesar de las medidas tomadas por los estados para prohibir la práctica, dijeron ayer funcionarios federales de seguridad. Dos de cada 10 conductores manifestaron que han enviado mensajes mientras iban al volante – y el número se incrementaba entre los adultos jóvenes.

La Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) realiza anualmente un sondeo rápido del comportamiento de los conductores en ciertos semáforos e intersecciones seleccionadas para contar las personas que utilizan teléfonos móviles y dispositivos portátiles Web que les permitan ‘textear’, ver direcciones, revisar correos electrónicos, navegar por Internet o jugar. En un momento dado, un poco menos de un 1% de los conductores enviaron mensajes de texto o manipularon dispositivos de mano.

La actividad aumentó a un 0.9% de los conductores en 2010, frente a un 0.6% el año anterior.

En una encuesta telefónica independiente, el 18% de los automovilistas afirmó que ha enviado textos o correos electrónicos, mientras manejaban. Esa cifra se eleva a la mitad entre los conductores más jóvenes, entre 21 y 24 años.

La encuesta también encontró que la mayoría de los conductores contestaría una llamada móvil mientras guía y la mayoría seguiría manejando mientras hablan. NHTSA encuestó a 6,000 automovilistas de 18 años o más en la encuesta nacional llevada a cabo hace un año y publicada ayer.

“Lo que queda claro de toda la información que tenemos es que la distracción del conductor sigue siendo un problema importante”, dijo el administrador de NHTSA, David Strickland.

El aumento en el ‘texteo’ mientras se conduce ocurrió a pesar de que muchos estados han prohibido esa práctica. El mes pasado, Pensilvania se convirtió en el estado 35 en hacerlo.

Jonathan Adkins, un portavoz de la Governors Highway Safety Association, manifestó que el aumento es alarmante.

“Está claro que los mensajes educativos por sí solos no van a cambiar su comportamiento [de los choferes]”, indicó Adkins. “Más bien, lo que se necesita es poner en vigor leyes que se hagan cumplir”.

Un estimado de 3,092 muertes en accidentes provocados por las distracciones en el año 2010, reportó la administración de seguridad.