CELAC no amenaza a EE.UU. pero molesta

Sigue a El Diario NY en Facebook

No debemos exagerar la importancia de la creación el fin de semana pasado en Caracas de un nuevo organismo internacional, el cual en este caso incluye a todos los países del hemisferio con la excepción de Estados Unidos y Canadá.

No creo que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) vaya a declararle la guerra a Estados Unidos la semana entrante. Ni siquiera que su reacción represente un peligro inminente a la seguridad nacional de los Estados Unidos. Pero en el seno de la nueva organización hay una buena cuota de anti-americanismo, como pudo verse claramente durante la reunión celebrada en Caracas ante la hinchada presencia de Hugo Chávez, el primer mandatario venezolano.

Hace muchos años que en América Latina viene cocinándose un grupo de naciones con claras tendencias izquierdistas. Entre ellos están los gobiernos de Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua. Los gobernantes son electos en comicios controlados y los mismos gobiernan en forma autoritaria.

Por otra parte está el gobierno de los hermanos Castro donde dos octogenarios controlan la vida de 11 millones de cubanos como los monarcas de la Edad Media lo hacían en sus feudos.

No sorprende que estos dos grupos estén unidos en una posición anti-americana. De hecho llevan haciendo lo mismo en muchos casos hace más de 10 años. Pero CELAC es diferente, ya que la flamante organización también tiene como miembro a las pocas verdaderas democracias que todavía quedan en el continente. Entre ellos los gobiernos de Chile, Colombia, Costa Rica y México. Eso nos hace pensar: ¿Qué podemos esperar de esta nueva organización?

De acuerdo al diario inglés The Financial Times, CELAC puede ser definida en dos formas diametralmente opuestas una de la otra. Si se le pregunta a uno de los representantes de los países democráticos de la región ellos dicen que CELAC es una organización hemisférica que excluye a Estados Unidos y Canadá. Si uno le hace la misma pregunta a un representante de uno de los gobiernos de izquierda en la región, ellos dicen sin vacilar que CELAC es una organización anti-americana y anti-imperialista.

La mayor parte de los informes publicados sobre la reunión, recalcan que la nueva organización no tiene sede, no tiene un comité ejecutivo y que sus acuerdos son tomados por consenso pero no comprometen a ninguna de las naciones a cumplir con el mismo. O sea, CELAC es un nuevo centro de propaganda izquierdista en busca de titulares.

La entidad va a tener como líderes al país donde se celebra la reunión anual, en este caso Venezuela; el país donde se va a celebrar la reunión del 2012, Chile; y el país donde se celebrará la reunión del 2013, Cuba. Eso quiere decir que hoy día la organización la presiden Venezuela, Chile y Cuba.

Yo no sé cuánto daño, o inclusive, qué bien puede hacer el CELAC. Pero hay cosas que no podemos ignorar. Cada día más, los países de nuestro continente se alejan más de Estados Unidos. Es probable que esto se deba a que no somos buenos socios de nuestros amigos mientras que nuestros enemigos ya no temen al tigre del norte. Lo cierto es que nuestra influencia en el continente ha mermado en forma alarmante.