Obama hace sonar la alarma de la Casa Blanca

Washington/EFE – El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, hizo saltar ayer la alarma del detector de metales en el acceso a la Casa Blanca reservado a los turistas, al romper el protocolo al llegar a pie a su residencia.

Por la mañana Obama decidió saltarse las estrictas reglas de seguridad que le rodean y al regresar a pie de una recepción en la cercana Blair House, al otro lado de la avenida Pensilvania, optó por entrar en su residencia por el acceso reservado a las visitas que acuden al Ala Oeste del recinto presidencial.

Lo que no esperaban los guardias es que el inquilino de la Casa Blanca hiciera saltar la alarma del detector de metales al ingresar a su casa como un visitante más.

El locutor de radio Bill Press fue testigo de la anécdota y relató al resto de la prensa acreditada en la Casa Blanca cómo Obama decidió dar un rodeo y se aproximó “para ver cómo es entrar aquí”.

“Creo que he pitado un par de veces”, bromeó Obama mientras se tanteaba los bolsillos una vez dentro de la Casa Blanca.

Los agentes de seguridad mantuvieron su compostura y profesionalidad y puntualizaron al presidente que probablemente se había dejado el móvil en el bolsillo.

Obama aprovechó esos momentos en el control establecido para su propia seguridad para saludar a los agentes y hablar de fútbol americano y de su afición por los Chicago Bears.