Gustavo Bulgarin, Estudiante de fotografía

Gustavo Bulgarin, Estudiante de fotografía
Foto: Zaira Cortes / EDLP

NUEVA YORK – El ecuatoriano Gustavo Bulgarin, de 41 años y residente de Queens, se preguntó hace meses si era posible encontrar arte en las estaciones del tren, debajo de los árboles o en la azotea de un edificio tan alto como para tocar el cielo.

Su imaginación lo llevó a tomar fotografía de lugares que para muchos son comunes y sin encanto, pero que el observa como puertas a dimensiones desconocidas.

El estudiante de fotografía de Proyecto Luz, estaciona autos en Manhattan para vivir y vive para hacer arte.

¿Cómo descubriste tu pasión por la fotografía?

En Cuenca, mi ciudad natal, aprendí a apreciar el paisaje único. Mi país tiene montañas y playas espectaculares que atrapan a cualquiera. Desde niño me gustó ver los detalles que otras personas no pasaban por alto.

Al llegar a Nueva York, busqué la forma de estudiar fotografía, pero todos los cursos que encontré eran en inglés y muy caros; sin embargo, nunca perdí la esperanza.

¿Cómo encontraste Proyecto Luz?

Yo leo El Diario/La Prensa desde que llegué a la ciudad, hace nueve años. Me enteré del taller y me animé mucho, porque era lo que buscaba. Me sentí muy feliz de saber que estudiaría lo que me gusta sin pagar mucho.

¿Qué has aprendido de tus compañeros de otros países?

De los colombianos, me fascinó su estilo para cocinar y sus calidez. Son personas muy alegres y compartidas. De los mexicanos, su espíritu de fiesta es lo que me impresionó. Me encanta ver sus danzas y sus trajes tradicionales llenos de color. Me gusta descubrir cuánto tenemos en común los inmigrantes de los países latinoamericanos.

¿Qué esperas lograr al terminar el taller de fotografía?

Quiero buscar trabajo en un estudio, adquirir experiencia y abrir mi propio estudio en la ciudad. Yo tomo fotos de mis mascotas, de mi familia y de mis amigos. Compré equipo de iluminación por más de $900 porque estoy decidido a triunfar. Creo que la educación es lo más importante si quiere crecer como persona.

¿Qué te gusta fotografiar?

Inmigrantes. Me gusta ver como los latinos hacemos nuestra, una ciudad que alguna vez vimos muy lejana. Yo veo el mundo con otros ojos. Aprendí a imaginar y tener pasión por lo que hago. Aprendí a amar lo que hago.