Investigarán presunto fraude electoral

Investigarán  presunto fraude electoral
Manifestantes se reúnen para protestar cerca del Kremlin, al fondo, contra el presunto fraude electoral en las elecciones parlamentarias de Rusia en Moscú.
Foto: AP

MOSCU – El presidente ruso Dmitry Medvedev anunció ayer en su página de Facebook que ordenó una investigación sobre las denuncias de fraude electoral durante los comicios parlamentarios del 4 de diciembre.

El anuncio de Medvedev generó más de 2.200 comentarios, en su mayoría indignados, en menos de una hora. “¡Vergüenza!” y “¡No te creemos”, fueron algunos de ellos.

Otro usuario de Facebook le preguntó a Medvedev si no será que en realidad se opone a la principal consigna de las protestas, de “Queremos elecciones justas”. Algunos escribieron que el mensaje de Medvedev les impulsó más que nunca a participar en la próxima manifestación contra el fraude electoral, el 24 de diciembre.

Decenas de miles de rusos se concentraron el sábado en Moscú y otras ciudades en las protestas antigubernamentales más grandes tras la disolución de la Unión Soviética, en contra del presunto fraude electoral en los comicios parlamentarios y para exigir la dimisión del primer ministro Vladimir Putin.

Medvedev rompió en domingo dos días de silencio al colgar su comentario en Facebook.

“No concuerdo en absoluto con las consignas ni discursos pronunciados en las protestas”, dijo el mandatario, aunque aclaró que dio órdenes de que sean investigadas las denuncias de fraude, pero sin mencionar quién realizará la indagación.

Ni Medvedev ni Putin comparecieron en público el fin de semana, aunque el vocero del primer ministro, Dmitry Peskov, dijo en una declaración que le gobierno “respeta la opinión de los manifestantes” y “escucha lo que han dicho”.

Al contrario que Putin, Medvedev, presidente de Rusia desde 2008, ha gozado de simpatías entre las élites urbanas con estudios, pero el anuncio en septiembre de que dimitiría para que Putín pudiera postularse por tercera vez como presidente enfureció a muchos partidarios de Medvedev.

A primeras horas del domingo, centenares de nacionalistas se manifestaron en el centro de Moscú exigiendo mayor peso para la etnia rusa en la política nacional.