Ante un dilema los Packers

¿Deben tratar de cerrar invictos o dar descanso a sus estrellas con miras a los playoffs y el Super Bowl?
Ante un dilema los Packers
"Cada vez que entras al terreno hay un riesgo", dijo el quarterback Aaron Rodgers (12). Con la bola, Ryan Grant.
Foto: EFE / Taneen Maury

Luego de ganar sus primeros 13 partidos de la temporada, los Packers tienen que enfrentar a tres rivales que lucen débiles en lo que resta del calendario, por lo que parece posible que puedan tener una campaña regular con una foja perfecta de 16-0.

Así, los campeones defensores del Super Bowl podrían conseguir algo que ningún otro equipo de la NFL ha logrado desde los Dolphins de Miami de 1972: Quedar invictos tanto en la campaña regular como en los playoffs.

Contando el triunfo que les dio el título de la NFL, los Dolphins tuvieron una foja de 17-0. Pasaron otros 35 años antes de que hubiera otro desafiante de esa hazaña, los Patriots de Nueva Inglaterra en el 2007, seguidos por los Colts de Indianápolis en el 2009.

Pero la búsqueda de la perfección implica un dilema, y los Packers deben tomar pronto una decisión. ¿Deben seguir jugando con sus estrellas y titulares o darles descanso para los playoffs a fin de buscar otro título del Super Bowl?

Incluso en las filas de los Packers hay incertidumbre sobre el tema.

“Cada vez que entras al terreno hay un riesgo”, dijo el quarterback Aaron Rodgers, favorito para ganar el premio al Jugador Más Valioso de esta campaña en la NFL. “Vamos a seguir jugando como lo hemos hecho”.

Pero el linebacker Clay Matthews preferiría una postura más cautelosa.

“Estamos aquí para ganar partidos, pero al mismo tiempo uno no quiere arriesgar la salud de la gente para tratar de mantenerse invicto cuando ya se han logrado las metas”, consideró en una entrevista reciente.

Los Packers tienen ya problemas con el plantel. Su principal receptor Greg Jennings se perderá entre dos y tres semanas por un esguince en la rodilla izquierda, pero volvería a tiempo para los playoffs, y dos jugadores sufrieron conmociones cerebrales el domingo pasado, durante la paliza sobre Oakland.

Si vencen el domingo a Kansas City, que tiene una foja de 5-8 y despidió recién al entrenador Todd Haley, los Packers tendrán la ventaja de locales durante los playoffs. Aunque perdieron su partido más reciente de postemporada en el Lambeau Field (en el 2007 contra los Giants en la final de la Conferencia Nacional), ese estadio suele ser muy complicado para los visitantes.

Además, no sería deseable visitar Nueva Orleáns o San Francisco en enero.

Una vez que hayan garantizado la localía, el reto de los Packers consistirá en definir la estrategia para la postemporada. Sus últimos dos rivales, en el Lambeau, serán equipos de la misma división, Chicago y Detroit.

Ambos no sólo lucen desesperados por obtener un boleto de comodín a los playoffs, sino que estarían motivados por enfrentar a los Packers.

La rivalidad entre Bears y Packers es la más antigua del fútbol americano, y los dos equipos se medirán en la noche de Navidad, en un encuentro transmitido a todo el país.

El nose tackle de los Packers, B.J. Raji, considera que no tiene sentido el exceso de precaución. “Conozco al entrenador”, dijo, en referencia a Mike McCarthy. “No ganas el Super Bowl con miedo. Simplemente hay que jugar, y ése es el mensaje que él predica”.